El subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, aclaró que el gobierno no está interesado en promover cambio alguno en la presidencia de la CNDH, que ejerce Luis Raúl González Pérez, y afirmó que acatarán la resolución que determine el Poder Judicial en el tema de estancias infantiles.

“En el caso de las controversias y los amparos en torno a las estancias infantiles, vamos a acatar la resolución que se establezca en el Poder Judicial, y por supuesto la posición de la subsecretaría es que debe prevalecer siempre el intereses de la niñez y el derecho al cuidado, que es una responsabilidad del Estado», subrayó.

En el marco de su participación en la mesa redonda “La CNDH y la 4T”, organizada por el Seminario sobre Violencia y Paz, el funcionario reconoció que el diferendo de algunas dependencias federales con la Comisión Nacional de Derechos Humanos fue por las estancias infantiles, y consideró que faltó trabajar de manera conjunta.

No obstante, apuntó, hay un proceso jurídico en marcha y “nosotros nos vamos a allanar a las resoluciones que se han presentado en materia de amparo y controversias».

Asimismo, reconoció que el Senado tiene facultades y competencia para llamar a comparecer a cualquier servidor público.

Más tarde, en entrevista, Encinas afirmó que no hay ninguna intervención, y se respetará plenamente la autonomía de la CNDH como corresponde, “yo no veo ninguna iniciativa del ejecutivo federal y se mantendrá la autonomía de la Comisión».

Al ser cuestionado sobre si el fortalecimiento de la CNDH pasa por el relevo de su titular, el subsecretario aclaró: “el presidente (de la comisión) está en funciones hasta el término de su mandato, y nosotros no estamos interesados en promover cambio alguno”.

Advirtió que el nivel de descomposición del régimen político requiere de la reconstrucción de las instituciones y que la CNDH debe cumplir un papel fundamental, no sólo para emitir recomendaciones, sino en la elaboración de políticas públicas, para lo cual “no se necesita confrontación, sino colaboración”.

En su primera intervención, el funcionario dijo que una transformación como la que se quiere impulsar requiere la reconstrucción del Estado y sus instituciones de carácter democrático.

No descartó que seguramente habrá diferendo con la CNDH , pero sus recomendaciones serán acatadas, y reconoció que lo que menos necesita el país es estar en proceso de confrontación, cuando lo que urge es dar respuesta a la crisis humanitaria de derechos humanos que enfrentamos .

Fuente: NTX