La salida de Olga Sánchez Cordero de la Secretaría de Gobernación no se debió a ningún tipo de problemas o falta de resultados, aseguró Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Segob, quien comentó que se esperan “ajustes” en la dependencia.

Entrevistado en la inauguración de la muestra fotográfica Estos rostros que ves. Mujeres que buscan, previo a la conmemoración del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, el funcionario dijo que los cambios en las dependencias “son los ajustes que se presentan. Los que han ocurrido con anterioridad y seguramente habrá otros”.

Comentó que también dentro de la Segob la expectativa que “va a haber otros cambios, por supuesto, va haber ajustes en el equipo, pero vamos a continuar con las prioridades que nos ha marcado el presidente” Andrés Manuel López Obrador.

Refirió que aún no ha hablado con el nuevo titular de la Segob, Adán Augusto López Hernández, y destacó la amistad que ha tenido con el ahora exgobernador de Tabasco.

No hemos tenido oportunidad de hablar, ayer regresó de Tabasco, y ahora acompaña al presidente en su gira, pero con él tenemos una relación de hace muchos años, somos amigos y compañeros; fuimos diputados federales juntos y fuimos senadores juntos”.

Indicó que “estoy seguro que va a hacer un gran papel, un buen desempeño” al frente de Gobernación.

Afirmó que “la instrucción del presidente se mantiene en sus términos, tenemos muy clara nuestra agenda de trabajo y estoy seguro que él (el nuevo secretario) va a ayudar a fortalecerla”.

Habló de la labor que desempeñó Sánchez Cordero en la titularidad de la Segob.

“La ministra, ahora la senadora, Olga Sánchez Cordero, a quien le deseo lo mejor en sus labores legislativas, y más como presidenta de Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, es encomiable, hay que destacarlo.

“Ella jugó un papel muy importante no solo por haber sido la primera mujer secretaria de Gobernación, sino en el proceso de arranque de este proceso de transformación ayudó no solo a darle certeza y legitimidad a este gobierno, sino que su desempeño permitió construir muchas relaciones para favorecer los cambios que estamos viviendo”.

Sobre las especulaciones que la salida de Sánchez Cordero se relacionarían con falta de resultados en el caso Ayotzinapa, descartó la veracidad de esas opiniones.

“No, esa es mi responsabilidad, no tiene porqué ella cargar con una responsabilidad que no le corresponde, y yo no veo falta de resultados. Hay resultados puntuales y concretos; que no tengamos una actitud protagónica y que no nos gusten los reality shows es distinto, todos estamos haciendo nuestro trabajo”.

Expuso que en su área, hasta el momento todo sigue igual, no hay cambios.

Fuente: La Jornada