El Pleno del Senado de la República aprobó el proyecto por el que se expide la nueva Ley Orgánica de la Armada de México, la cual busca brindar mayor certeza jurídica a la institución y armonizar la jurisdicción con las reformas en materia de puertos, seguridad y protección marítima. 

Una vez que se aprobó en lo general y en lo particular, el dictamen fue remitido a la Cámara de Diputados para sus efectos constitucionales. 

Con este ordenamiento se busca incorporar un lenguaje incluyente, que deje en claro que en la Armada no existen prejuicios. Además, de brindar mayor certeza jurídica a la institución y al personal, tanto en su organización como en su actuación, con estricto apego a derecho y con respeto irrestricto a los derechos humanos. 

Precisa los diferentes niveles de mando, bajo principios incluyentes y con el impulso a la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades entre mujeres y hombres que pertenecen a la Armada de México. 

También establecen atribuciones en materia de seguridad y protección marítima, y crea la Unidad de Policía Naval, la cual estaría destinada a apoyar a la Guardia Nacional y a coadyuvar con las instituciones de seguridad pública en los tres niveles de gobierno. 

Asimismo, se incluye la definición de las Unidades Navales de Protección Portuaria (UNAPROP), las cuales realizarán acciones de vigilancia, verificación, visita, inspección y control en funciones de guardia costera dentro de los recintos portuarios. Desde su creación en 2014, estas unidades no se habían incluido en ninguna Ley, se destaca en el documento. 

La legislación propuesta corrige la Ley vigente, que consideraba sanciones que no implicaban necesariamente la pérdida del empleo de marinos acusados de cometer algún ilícito. Así, los organismos disciplinarios, mediante un procedimiento justo, podrán determinar la baja del personal de la milicia, sin importar su nivel. 

Al presentar el dictamen en nombre de la Comisión de Marina, su presidente, Eruviel Ávila Villegas, subrayó que esta Ley brindará certeza jurídica a sus integrantes y mayores capacidades operativas para el cumplimiento de su misión.  

El ordenamiento, afirmó el senador, se ajusta a las necesidades y circunstancias actuales, lo que da respuesta a los objetivos que establece el Plan Nacional de Desarrollo. “Este nuevo marco normativo busca garantizar que las atribuciones de la Armada de México se desarrollen con pleno respeto a los derechos humanos”, asentó Ávila Villegas. 

La senadora Ana Lilia Rivera Rivera, presidenta de la Comisión de Estudios Legislativos, Segunda, indicó que el proyecto tiene como fin actualizar la legislación que rige a la Armada de México y su personal, para armonizarla con las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; la Ley de Navegación y Comercio Marítimo, y la Ley de Puertos. 

La nueva Ley contribuirá a mejorar el ejercicio de las atribuciones y operaciones encomendadas a la Armada, aseguró, toda vez que se reforman aspectos importantes como la visión, atribuciones, integración, niveles de mando, organización, así como la situación del personal naval, “todo ello en favor de un nuevo sector marítimo”. 

El senador de Morena, Américo Villarreal Anaya, destacó que de esta manera se contribuye a mejorar el ejercicio de sus atribuciones y operaciones, “es decir, se trata de una propuesta integral que regula el desempeño del personal y de la institución, en favor de un nuevo sector marítimo que contribuya al desarrollo del país”. 

Por su parte, el senador Emilio Álvarez Icaza Longoria expresó que con este dictamen se “pavimenta el camino a la militarización de la vida nacional”, ya que regulariza los mecanismos, pelotones, corporaciones y unidades que utiliza la Secretaría de Marina, en labores de seguridad pública y “con ello se está cometiendo un error histórico”. 

Roberto Juan Moya Clemente, senador del PAN, manifestó su apoyo a la iniciativa por tratarse de una reforma integral, que brinda certeza jurídica en materia de derechos fundamentales con visión incluyente y contribuye a mejorar el ejercicio de las atribuciones y operaciones en la Armada de México. 

La senadora Beatriz Paredes Rangel, del PRI, destacó que la propuesta busca sistematizar la educación para consolidar la profesionalización de nuestros marinos; además, deja establecido el compromiso de la institución con la equidad de género, que “es una conquista de las mujeres de vocación naval”. 

Durante su participación, el senador de Movimiento Ciudadano, Juan Zepeda Hernández, dejó claro que, congruente a la posición de su partido “de decir no a la militarización del país, votarán en contra de la propuesta. Sin embargo, puntualizó que existe respeto hacia la Armada de México, por lo que buscan que ya no se le involucre en tareas que no les corresponden. 

Rogelio Israel Zamora Guzmán, del PVEM, recordó que en la Comisión de Marina este asunto fue votado a favor por unanimidad. Todos los partidos representados en la Comisión, subrayó, vimos que era conveniente realizar los cambios necesarios para ajustar el ordenamiento a la reforma constitucional en la materia. 

El senador José Ramón Enríquez Herrera, de Morena, señaló que esta Ley regulará de manera puntual las tareas que ejecuta la Armada de México. Mediante esta legislación, indicó, también se asegurará que puedan ser sancionados los integrantes de esta institución cuando, en ejercicio de sus funciones, cometan un ilícito. 

En lo general, el dictamen se aprobó con 84 votos en favor, 11 en contra y 8 abstenciones; en lo particular, la asamblea rechazó las propuestas de la senadora Claudia Ruiz Massieu Salinas, para modificar los artículos 2, 7 y 30, por lo que estas disposiciones se avalaron en los términos del dictamen con 61 votos en favor, 32 en contra y 9 abstenciones.