Este viernes, Islandia suspendió el uso de la vacuna antiCOVID del laboratorio estadounidense Moderna, alegando un mayor riesgo de inflamación del corazón.

‘Como hay un suministro suficiente de la vacuna de Pfizer en el país (…), el jefe de epidemiología ha decidido no utilizar la vacuna Moderna en Islandia’, reza un comunicado publicado en la página web de la Dirección de Salud nacional.

Esta decisión fue motivada por ‘el aumento de la incidencia de miocarditis y pericarditis tras la vacunación con la vacuna Moderna’, dijo el jefe de epidemiología en la nota.

Cabe mencionar que desde hace dos meses, Islandia administra una dosis adicional ‘casi exclusivamente ‘ con la vacuna Moderna a los islandeses vacunados con Janssen, un suero de dosis única comercializado por el laboratorio estadounidense Johnson & Johnson, así como a las personas mayores e inmunodeprimidas que han recibido dos dosis de otra vacuna.

Esto no afectará a la campaña de vacunación en esta isla de 370.000 habitantes, donde el 88% de la población mayor de 12 años ya está totalmente vacunada.

Suecia y Finlandia también han suspendido el uso de la vacuna Moderna, pero sólo para los menores de 30 años, y Dinamarca y Noruega la han desaconsejado formalmente para los menores de 18 años, por el riesgo de inflamación del miocardio, el músculo cardíaco, y del pericardio, la membrana que recubre el corazón.

Fuente: Xeva