El campo Lakach es un yacimiento de gas no asociado en aguas profundas en el Golfo de México, en el cual se invirtieron mil 390 millones de dólares por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex) y que actualmente se encuentra suspendido, por lo que se buscará su reactivación mediante una asociación con privados.

Durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, explicó que dicho proyecto fue suspendido en 2016, generando costos mensuales por 900 mil dólares.

Comentó que se hizo un análisis y con una inversión adicional de mil 459 millones de dólares de privados, la petrolera nacional podría recuperar casi mil 200 millones de dólares y disminuir la pérdida a sólo 253 millones de dólares.

En 2006 se realizó la perforación de 8 pozos en dicho campo, el propósito era recuperar 938 mil millones de pies cúbicos de gas 400 millones de pies cúbicos diarios de gas diarios.

Este proyecto fue el único de aguas profundas donde se realizó perforación de pozos; sin embargo, derivado de los altos costos de extracción de gas, el proyecto no resultó rentable.

Romero Oropeza dijo que las alternativas son perder los mil 390 millones de dólares invertidos o continuar con el proyecto con participación de la iniciativa privada.

El director aclaró que los 900 mil dólares de costos mensuales son debido a concepto de renta de equipos que se encuentran en otros países del mundo.

«No vamos a alcanzar a recuperar el total de lo que se invirtió, pero si la gran mayoría. Este es uno de los pendientes que heredamos de las administraciones pasadas y es un reflejo de lo que fue la reforma energética y el famoso tesoro en aguas profundas. Un verdadero fracaso», finalizó.

Fuente: Milenio