La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y la secretaria del Medio Ambiente, Marina Robles, supervisaron el retiro de la palmera que se llevó a cabo durante la noche del domingo y madrugada de este lunes en la Glorieta de la Palma sobre Avenida Paseo de la Reforma.

“A pesar de que se estuvo interviniendo con especialistas, no pudo salvarse y ya, la palma que está muerta, no se puede quedar en este lugar porque puede ser riesgosa para la población. Entonces se hace este retiro y se está pidiendo a la gente que conozca cuáles son la propuestas de las especies, algunas son nativas de México, otras no, para que se decida cuál es el mejor árbol que pueda quedar en este sitio”, expresó.

La mandataria capitalina señaló que el Gobierno capitalino destina 60 millones de pesos para intervenir palmas y otros árboles de la ciudad, cuyos trabajos de monitoreo de las especies se efectúan de manera conjunta con un grupo de expertos de distintas instituciones académicas.

En tanto, los trabajos para el retiro de la palma en la Glorieta de la Palma concluyeron alrededor de las 03:00 horas de la madrugada de este lunes. La especie será trasladada al Vivero Nezahualcóyotl, donde recibirá un tratamiento y posteriormente, se intervendrá por jóvenes artistas para su exhibición.

El Gobierno capitalino recuerda a la ciudadanía que a partir de este lunes, 25 de abril, puede participar en la consulta pública para decidir qué árbol va a sustituir la histórica palma de Paso de la Reforma en la página electrónica: https://lapalmadereforma.cdmx.gob.mx.

Por 24 HORAS