Un tribunal de apelaciones de Texas suspendió este lunes la ejecución prevista el miércoles de Melissa Lucio, una estadounidense de origen mexicano condenada a muerte por el asesinato de su hija tras un polémico juicio, anunciaron sus abogados.

Otro tribunal de Texas examinará «nuevas pruebas de su inocencia», aseguraron en el comunicado.

«Le estoy agradecida a la corte por darme la oportunidad de vivir y demostrar mi inocencia» y «por tener más días para ser una madre para mis hijos y abuela para mis nietos», declaró Melissa Lucio.

«La suspensión otorgada por la corte nos permite seguir luchando con Melissa para que se anule su injusta condena», afirmó su abogada Vanessa Potkin.

En las últimas semanas se multiplicaron los llamamientos de clemencia, como el de Kim Kardashian, a favor de esta mujer con 14 hijos.

En 2007, su hija Mariah, de 2 años, fue encontrada muerta en su casa, cubierta de moretones, días después de haberse caído por las escaleras.

Melissa Lucio, quien ha sufrido en su vida agresiones físicas y sexuales, además de drogadicción y pobreza, fue declarada sospechosa de haberle pegado.

Fue condenada a muerte. Según su defensa, los peritos no tuvieron en cuenta las minusvalías de la niña, que podrían explicar la caída, ni el hecho de que las contusiones podrían deberse a un trastorno circulatorio. Ninguno de los hijos de Melissa la acusó de ser violenta.

Es inusual que se ejecute a mujeres en Estados Unidos: solo 17 desde 1976, cuando la Corte Suprema restableció la pena de muerte, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte. Texas es el estado que más presos ha ejecutado, con un total de 6.

Por AFP