Los expresidentes del Instituto Federal Electoral (IFE), ahora Instituto Nacional Electoral (INE), pidieron a la población salir a las calles a protestar para defender la autonomía del órgano electoral, justificaron su presupuesto y señalaron que desde el Gobierno federal se pretende “debilitarlo” porque “estorba” a la Cuarta Transformación.

Durante un foro, organizado por el Frente Cívico Nacional, José Woldenberg, Luis Carlos Ugalde y Leonardo Valdés, coincidieron en que la reforma electoral, enviada por Ejecutivo, es porque quiere tener a los órganos autónomos subordinados y concentrar el poder.

Sin embargo, alertaron que la verdadera batalla e inmediata será frenar una posible reducción de presupuesto al Instituto Nacional Electoral (INE), que le impida cumplir con sus obligaciones constitucionales, de cara al comienzo de la organización de las elecciones presidenciales de 2024.

Luis Carlos Ugalde dijo que impedir un recorte en el presupuesto es un tema medular, pues el bloque legislativo de la Cuarta Transformación, encabezado por Morena, cuenta con los votos necesarios en la Cámara de Diputados para aplicar una disminución significativa en el gasto del INE.

Por su parte, José Woldenberg calificó como especulaciones las críticas al presupuesto del organismo, pues, dijo, la mayoría se divide entre el financiamiento a partidos, así como la gestión del Padrón Electoral, la Lista Nominal y la credencial de elector de los mexicanos mayores de edad, por lo que la menor partida es la que se destina a la organización de comicios.

Respecto a los señalamientos de que el INE es de los organismo más caros del mundo para organizar elecciones, el expresidente del IFE, quien le tocó ser árbitro durante la elección presidencial del 2000, admitió que el “encarecimiento del sistema electoral” es producto de la desconfianza de los mexicanos.

A su vez, Leonardo Valdés consideró que se ha “vendido la idea de que organizar elecciones es caro”, porque si se ve como un número “cuesta mucho dinero”, pero, indicó, representa 0.28% del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), “eso es lo que cuesta nuestro sistema electoral”.

Los expresidentes del IFE, ahora INE, coincidieron en que desde el Ejecutivo se intenta debilitar al árbitro electoral y señalaron que otro punto de alerta se dará en marzo, cuando se lance la convocatoria para renovar tres consejerías y la presidencia del organismo electoral.
Aunque la Constitución blinda el proceso de elección, podría llegarse a un escenario de polarización en el que se dejen acéfalos esos lugares y el INE opere solo con siete consejeros.

“Nuestro Presidente quisiera tener un poder concentrado, unos poderes constitucionales subordinados a su voluntad (…) desprecia las expresiones de la sociedad civil y le gustaría o piensa que México puede informarse bajo una sola bandera política (…) está en juego el México de los próximos años, si va a reproducir su vida política en un formato democrático o uno autoritario, eso es lo que nos estamos jugando”, señaló Woldenberg.

Por 24 HORAS