Ante la polémica que ha generado la afiliación de 25 mil trabajadores guatemaltecos al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), su director general, Zoé Robledo, aclaró que se trata de jornaleros agrícolas que trabajan por temporadas en el país.

“Cada año, esos 25 mil trabajadores entran con una tarjeta de visitante trabajador regional que emite el Instituto de Migración desde hace muchos años, trabajan generalmente en plantaciones de café, de banana, de palma de aceite, etcétera”, declaró.

Entrevistado en el Senado, luego de participar en un foro de “maternidad acompañada”, dijo que el problema con la tarjeta de visitante trabajador regional es que, aunque los patrones intentaran hacer su afiliación al IMSS, no lo podían hacer; “entonces se tuvo que adaptar la tarjeta, principalmente, entre otras cosas, para que tuviera una CURP temporal, las CURP temporales también existen desde hace mucho tiempo”.

Y refirió que este esquema no es nuevo, y ya ocurre con trabajadores norteamericanos, canadienses, europeos, asiáticos y ahora, con trabajadores centroamericanos

Además, enfatizó que el IMSS no dará servicios en Guatemala, “no, eso no es así; o el IMSS atendiendo a quienes están en un proceso de migración, que tampoco es así”.

Dijo que había una distorsión que ese está subsanando para dar certeza jurídica y que sus empleadores puedan darles la seguridad social a la que tienen derecho.

El director del IMSS, insistió que la afiliación de estos centroamericanos tiene pleno sustento jurídico en la ley del IMSS y en los tratados firmados por México desde 1951, en el marco de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, además de que se respeta el marco tripartito, donde el patrón aportará la cuota respectiva, el trabajador la suya y el gobierno su parte social.

Por 24 HORAS