La presidenta de la Mesa Directiva del Senado, Olga Sánchez Cordero, habló en entrevista sobre los servicios de salud en México para los migrantes que llegan al país y aseguró que los mismos deben ser gratuitos y abiertos a todos.

“Los servicios de salud no tienen que distinguir entre color de piel, idioma, raza y religión”, expuso la legisladora.

Y es que se espera que sean 25 mil personas migrantes las afiliadas al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y necesitarán en algún momento de los servicios de salud, a lo que la ex titular de la Segob dijo que “el IMSS tiene 85 millones de mexicanos (…) cuando una persona está enferma, ¿no se le va atender? Es una pregunta de humanidad”, puntualizó.

A pregunta expresa sobre si el tema migratorio podría interferir en materia electoral, la ex ministra mencionó tajantemente que “es una ignorancia”.

“Si no son mexicanos, cómo van a votar (…) solamente puede votar aquel ciudadano mexicano mayor de edad, no tiene nada qué ver el (sic) CURP”, dijo.

Sánchez Cordero agregó que en el pasado presentó una iniciativa al Senado de la República, aún siendo secretaria de Gobierno, a efecto de modificar la ley migratoria para que los niños permanecieran en refugios del DIF y no en estancias. 

En cuanto a su opinión respecto al tema de la orden de una Sala Regional de Guadalajara del Tribunal Electoral de retirarle el escaño al exgobernador de Baja California, Jaime Bonilla, la senadora únicamente dijo que no le han notificado, que hay un recurso pendiente y que la decisión no es terminal.

Por Gerardo Miguel Mendoza Ojeda