«No hay ningún elemento al igual que en el caso de Sinaloa, que presuma la asociación del evento -de las periodistas veracruzanas- con la actividad periodística, y hay una línea muy sólida que conduce a un tema de delincuencia organizada».

Reportó Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad al presentar el avance en el caso de los comunicadores asesinados.

Este jueves, el funcionario de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) indicó que en el caso de Luis Enrique Ramos, cuyo cuerpo fue localizado el 5 de mayo en una carretera de Culiacán, Sinaloa:

«Se determinó que la causa de la muerte fue por traumatismo craneoencefálico a consecuencia de golpes contusos pero también se pudo determinar que presentaba lesiones de proyectil de arma de fuego en la pierna».

A su vez refirió Enrique Ramos no estaba incorporado al Mecanismo de Protección de Periodistas y Defensores de Derechos Humanos y que los indicios actuales:

«Se puede señalar que no hay ningún elemento que haga presumir que este homicidio esté vinculado a su actividad de carácter periodística».

Mientras que en el caso del homicidio de las comunicadoras Yessenia Mollinedo, directora del portal El Veraz, y la reportera Sheila Johana García en Cosoleacaque, Veracruz (10 de mayo), se indicó que colaboran autoridades veracruzanas y de la federación por lo que:

«Ya se tiene identificados a los presuntos autores materiales por parte del Ministerio Público y que pronto se espera su detención».

Por 24 HORAS