Una camioneta tipo van fue clave en la red de espionaje montada para interceptar comunicaciones de actores políticos de Morena en la Administración anterior.

La unidad perteneciente a la antes Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) era presuntamente operada por José Roberto «N», ex titular de la Unidad de Inteligencia Cibernética de dicha dependencia.

Desde ahí se captaban de forma precisa llamadas telefónicas y mensajes de texto, aseguró ayer el vocero de la ahora Fiscalía General de Justicia capitalina, Ulises Lara López.

«José Roberto ‘N’ y otras personas, también servidoras públicas de la entonces Procuraduría General de Justicia y la Secretaría de Gobierno, posiblemente realizaron violaciones de comunicaciones privadas entre los años 2013 y 2018», detalló.

Su centro de operación estaba en un edificio en la calle Manuel Marqués Sterling, Colonia Centro de la Alcaldía Cuauhtémoc.

Derivado de las investigaciones, Uribe fue detenido el miércoles por los delitos de ejercicio abusivo de funciones -antes tipificado como peculado- y violación a la comunicación privada. Lo aprehendieron en las mismas oficinas de la Fiscalía, en la Colonia Doctores, pues se mantuvo en el servicio público aún con el cambio de gobierno.

Ayer se realizó la audiencia para imputarlo por dichos delitos, pero su defensa pidió la duplicidad del término, por lo que se realizará una continuación para definir si es vinculado o no a proceso.

En tanto, el juez le dictó prisión preventiva, por lo que estará en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte.

En la red de espionaje se presume la participación de más personas, por lo que la Fiscalía seguirá con las indagatorias. Como medida para evitar posibles fugas, se solicitarán a través de la Fiscalía General de la República (FGR) las Fichas Rojas correspondientes para dar aviso a Interpol.

La investigación inició en 2020 y, aunque, los responsables intentaron borrar la evidencia, los agentes encontraron discos duros y otros indicios.

Con esa red se habrían intervenido llamadas telefónicas de funcionarios que actualmente ocupan cargos en el Gobierno federal y en el de la CDMX, entre ellos el Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Canciller Marcelo Ebrard y la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

«Un centro de espionaje dedicado a investigación política de los adversarios del anterior Gobierno de la Ciudad de México. Se han realizado las investigaciones, hay una detención», aseguró la Mandataria ayer.

Por Reforma