La oposición en la Comisión Permanente lamentó que el actual gobierno no mejore las condiciones económicas desfavorables y no detenga la violencia que orillan a muchos mexicanos a emigrar a los Estados Unidos con el propósito de mejorar su vida.

Este miércoles, en la sesión de la Comisión Permanente el pleno externó su consternación por las muertes de 53 migrantes, entre ellos 27 mexicanos, dentro de un tráiler abandonado en San Antonio, Texas.

Olga Sánchez Cordero, presidenta de la Permanente, a nombre de la asamblea lamentó los hechos registrados el pasado lunes en ese estado de la Unión Americana.

“Ante ese lamentable suceso enviamos nuestras condolencias a los familiares de nuestros compatriotas y lamentamos el trato infrahumano del que fueron objeto por su traslado dentro de una caja de carga de un autotransporte”.

Recordó que el gobierno federal ofreció todo el apoyo a las familias de los fallecidos y en esta Comisión Permanente “demandamos que la repatriación de los cuerpos se haga de manera digna, eficaz y rápida, a fin de que los familiares recuperen a sus seres queridos y que quienes han resultado lesionados sean atendidos con prontitud”.

La exsecretaria de Gobernación a nombre de los legisladores, se pronunció por intensificar y redoblar los trabajos conjuntos entre México y Estados Unidos en el ámbito de la diplomacia parlamentaria y de las relaciones bilaterales a fin de lograr un efectivo respeto a los derechos humanos de los migrantes.

La senadora panista Gina Cruz, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte, afirmó que si las cosas estuvieran bien en México, estos connacionales que murieron en Texas no hubieran intentado migrar a Estados Unidos.

“Si la economía y las oportunidades en México estuvieran también, como aquí se ha dicho, finalmente esto no estuviera sucediendo, si se estuviera atendiendo la situación de inseguridad, tampoco estaría sucediendo. El presidente López ha dicho que se debe cambiar la política migratoria en los Estados Unidos, pero como siempre no reconoce la necesidad de cambiar las políticas migratorias y de seguridad en nuestro país”.

El diputado del Partido del Trabajo, Gerardo Fernández Noroña, criticó a las autoridades de los Estados Unidos que persiguen como delincuentes a los migrantes mexicanos, por lo que propuso que el gobierno de ese país otorgue visas de trabajo y educativas, para que no sucedan actos de barbarie como el de San Antonio, Texas.

Claudia Ruiz Massieu, exsecretaria de Relaciones Exteriores y senadora del PRI, señaló que lo ocurrido en San Antonio, Texas, ha convulsionado no sólo a México y Estados Unidos, sino al mundo en su conjunto.

“Razones para decidir migrar hay muchas. Las principales, lamentablemente, en nuestro país y en nuestra región tienen que ver con las condiciones económicas y de violencia que se enfrenta en nuestro país y en los países del triángulo del norte. (…) Y por eso hay que seguir insistiendo en que se reconozca la aportación positiva y el impacto positivo de las comunidades migrantes tanto los países de origen como en los países de tránsito y en los países de destino de la migración. Porque los migrantes y las comunidades migrantes no sólo generan riqueza para ellos y sus familias, sino también para sus comunidades de origen y para las comunidades en las que se asientan”.

Emilio Álvarez Icaza, senador del Grupo Plural, fustigó que actualmente el gobierno mexicano funge como el “muro de Trump” ya que utiliza las instancias federales para contener a las y los migrantes.

En su intervención Olga Sánchez Cordero, reconoció que las y los mexicanos que buscan internarse en el territorio del país vecino, están motivados por su interés de encontrar oportunidades laborales.