Gobernadores en funciones, gobernadores electos, legisladores y funcionarios del Gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador urgieron a realizar una reforma electoral ante las sanciones impuestas por el INE derivado de su participación en mítines de Morena en los estados de Coahuila y Estado de México.

A través de un desplegado los integrantes de la llamada 4T consideraron que la medida es “claramente excesiva y violatoria de las libertades y garantías individuales de quienes participamos en dichos eventos, pues restringe de manera arbitraria nuestros derechos políticos y civiles de reunión, asociación, manifestación, difusión de las ideas y afiliación política consagrados en la Constitución”.

Consideraron que dado a que no hay oficialmente un proceso electoral en curso, rechazan «haber incurrido en actos anticipados de campaña y reprobamos que, una vez más, las autoridades electorales actúen abiertamente en contra de Morena y de nuestra vida democrática en general. Somos un movimiento de hombres y mujeres libres, pacífico, legal, incluyente, heredero de la lucha por las causas más nobles y justas del pueblo de México. Queremos vivir en libertad, erradicar la corrupción y alcanzar una auténtica democracia».