Una niña de 11 años fue rociada con alcohol y quemada por personal de un albergue llamado “Casa de Vida Camino a la Fortaleza”, en la colonia Santa Isabel, Tonalá, Jalisco, denunciaron los familiares de la menor de edad que permanece hospitalizada desde el pasado fin de semana.

El miércoles 30 de junio, la menor ingresó al albergue debido a una ansiedad severa y depresión. Semanas después, el viernes 22 de julio, la madre recibió el aviso por parte del director de que su hija necesitaba atención médica.

La madre dijo a medios locales que personal del albergue roció con alcohol a la niña para intentar controlar una crisis, además de que le aplicaron una descarga eléctrica con una máquina teaser que provocó las quemaduras en el pecho, el abdomen y los brazos.

La madre acusó que en un principio el albergue manejó el caso como si se hubiera tratado de un accidente y que su hija le comentó que fue torturada anteriormente, hundiendo su cabeza en un tinaco de agua, y que no fue la única víctima de maltrato en el centro.

La niña está internada en el Centro Médico de Occidente, donde entró a cirugía y próximamente tendrá otra operación para determinar si se realizarán injertos de piel.

Mientras tanto, la madre realizó una denuncia y exige justicia para su hija.

A su vez, la directora de quejas de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, Érika Córdova, informó que ya se investiga el hecho y que se solicitó la intervenció del Mecanismo Nacional de la Prevención de la Tortura, debido a que tiene facultades inmediatas para ingresar al centro de rehabilitación.

Este martes las autoridades quisieron ingresar al Casa de Vida Camino a la Fortaleza”, pero no se concretó, pero este miércoles 27 de julio se buscará clausurar con apoyo de la Fiscalía del Estado de Jalisco.