Francisco Garfias

No es fácil hacer enojar a Adán Augusto López Hernández. El secretario de Gobernación aguantó metralla en su comparecencia en el Senado por la glosa del 4º Informe de Gobierno. Lo ayudó a salir bien librado ese “humor campechano” —así lo definió el priista Jorge Carlos Ramírez Marín— que el tabasqueño tiene.

Los senadores del Bloque de Contención llevaban todo un arsenal para acribillarlo: la militarización de la seguridad pública, desapariciones forzadas, Ejército en Ayotzinapa, el pisoteo a la Constitución, su papel como corcholata de López Obrador… En el área del PAN, todo el tiempo le mostraron pancartas con una misma leyenda: López Obrador, 130 mil muertos. Una exigencia recurrente durante la comparecencia, atestiguada en primera fila por los subsecretarios Alejandro Encinas y César Yáñez, es el fortalecimiento de las policías locales. El senador Damián Zepeda, del PAN, recordó el recorte al presupuesto para las policías estatales y municipales de 21 mil millones de pesos a 8 mil millones. A la Guardia Nacional, en contraste, se le asignaron —para 2023— 34 mil 500 millones de pesos.

Emilio Álvarez Icaza, primer orador, lo recibió con una descarga. Lo acusó de ser promotor de la política de amenaza y de chantaje. Dijo más: “Hoy es usted uno de los actores de la polarización y del desencuentro hasta con la propia bancada de su partido (el boicot a la plenaria de los senadores de Morena). Si eso le pasa a la bancada de su partido, ¿qué podremos esperar los de oposición?”, preguntó el senador del Grupo Plural.

Añadió: “Es una enorme decepción que el ejercicio de sus atribuciones no sea para construir acuerdos en temas tan críticos como la seguridad. Es absolutamente sorprendente ver a una izquierda militarista”.

Respuesta de Adán Augusto: “No le acepto ni le aceptaré, porque no tiene una sola prueba, que se refiera (a él) como el que promueve la política de chantaje y de amenaza. Soy una gente que respeta a los que no piensan como yo”.

Y sobre los riesgos de la militarización: “No veamos fantasmas. Eso lo podemos encontrar en América del Sur y en otras latitudes. Se ve lejana la noche del 68 y del 71. Las Fuerzas Armadas actúan, hoy, de manera institucional”.

El secretario también respondió al hoy emecista Marco Antonio Gama, quien abiertamente le preguntó: “¿Quiere ser secretario de Gobernación y construir la gobernanza democrática o prefiere ser candidato de Morena y recorrer el país en busca del voto popular?”.

Respuesta del secretario: “No coman ansias. Ya llegará el momento en que nos vean en campaña. Ahorita estoy ocupado en ser el secretario de Gobernación. Y al senador Gama le digo que yo no aspiro a ser secretario de Gobernación. Ya lo soy y trabajo de tiempo completo acompañando al presidente Andrés Manuel López Obrador”.

Al final, el secretario se mostró abierto al consenso; a enriquecer la iniciativa al 5º transitorio con propuestas de la oposición y a fortalecer, casi con el poder de la Jucopo, la Comisión Bicameral encargada de evaluar periódicamente el funcionamiento de la Guardia Nacional. ¿Y su jefe? ¿Estará de acuerdo?

* Vuelta para atrás. Cuando Adán entró al salón de sesiones, saludó a todos los senadores, sin importar colores. Selfie con algunos, apretones de mano con otros, abrazo con los más allegados. No esperó que se acercaran. Él iba a ellos, incluso con los de oposición. Tardó unos 20 minutos en llegar a la tribuna. “Va a tardar más en el saludo que en la glosa del informe”, bromeó la panista Xóchitl Gálvez.

Cuando llegó a Lilly Téllez, la aguerrida senadora del PAN le recordó que no le han puesto seguridad a su hijo Leonardo. Ya hace casi un año que la solicitó. Los tres oficios que le ha mandado al titular de la Segob, fueron reenviados a Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana. Allí están congelados. La senadora se quedó ayer con la promesa: “Sí, lo voy a ver”.

* Guadalupe Acosta Naranjo, del Frente Cívico Nacional, nos mandó copia de una entrevista que le hicieron a Luis Donaldo Colosio Riojas en el periódico El Horizonte de Monterrey, en la que, por primera vez, admite que no se descarta para contender por la Presidencia de la República. Al opositor mejor ubicado en las encuestas sobre intención de voto en 2024 le parece “irresponsable” definirse ya como aspirante a la grande, cuando apenas lleva un año en la alcaldía de Monterrey.

“Voy a hacer un buen papel y que la gente, después, me dé su visto bueno. No descarto (buscar la Presidencia), pero tampoco confirmo, porque no es momento para pensar en eso”, señaló. Luis Donaldo Colosio llegó a la alcaldía de Monterrey con los colores del MC. Es el opositor mejor posicionado, según una encuesta de Poligrama, publicada el pasado 21 de septiembre por Infobae.

El 24.89% respondió que les gustaría que Colosio “sea el candidato de oposición a la Presidencia de la República”. Le sigue el panista, autoexiliado, Ricardo Anaya, con 13,41%; el gobernador de Nuevo León, Samuel García, de MC, con 10.83 %; Lilly Téllez, con 9.03%, y el exsecretario de Turismo, Enrique de la Madrid (PRI), con el 5.92 por ciento.

Publicado en excelsior