Francisco Garfias

El llamado que hizo Mario Delgado en una carta dirigida a gobernadores de Morena en la que les pide que apoyen y promuevan a las corcholatas es un aviso de que en el 2024 se nos viene una elección de Estado.

La misiva se dio a conocer luego del desayuno a puerta cerrada que la semana pasada se llevó a cabo en las oficinas de la Secretaría de Gobernación, cuyo titular, Adán Augusto López Hernández, es una de las corcholatas.

Sin el menor rubor, el presidente de Morena solicita a mandatarios de su partido que promuevan las candidaturas de Claudia SheinbaumMarcelo EbrardAdán Augusto y Ricardo Monreal —al que esta vez sí incluyeron— en sus respectivas entidades federativas.

En otras palabras, les pide que se metan de lleno en el proceso electoral rumbo al 24. “Sería deseable que, a invitación expresa de usted, en los próximos meses se concretaran visitas (de los aspirantes) en su estado, para contribuir a que el pueblo esté informado y, cuando llegue el momento, decida a través de las encuestas”, dice la misiva.

Sólo un ciego no ve que el llamado no se limita a promover las aspiraciones de las corcholatas en el proceso interno, sino a proyectarlos para las presidenciales.

Delgado es alumno destacado de la filosofía amloísta. Aplicó al pie de la letra la enseñanza de su jefe: “No me vengan con el cuento de que la ley es la ley”. El artículo 134 de la Constitución prevé que servidores públicos de la Federación, los estados y los municipios que tengan bajo su responsabilidad recursos públicos deben aplicarlos con imparcialidad, respetando la equidad en la contienda electoral.

* Los partidos de la Alianza por México ya lograron concretar la coalición en el Estado de México, con Alejandra del Moral, y en Coahuila, con Manolo Jiménez. Es un buen augurio. El reto es mantenerse unidos hasta 2024.

El principal escollo que enfrenta la unidad es encontrar un método incluyente para elegir al candidato presidencial de Va por México. No va a ser fácil. El PRI ya logró su objetivo: poner a los candidatos de la alianza en los dos estados con elecciones en 2023.

El PAN anunció —con la venia del PRI— que en el 2024 conducirá y siglará el proceso para elegir a los candidatos a la Presidencia de la República y a la Jefatura de Gobierno de la CDMX. El mensaje se entendió como que el azul designaría aspirantes panistas en ambas candidaturas. Se armó el revuelo. Brincaron las organizaciones ciudadanas. El PRD se sintió marginado y habló de “corto circuito” en la alianza.

Marko Cortés, jefe nacional del PAN, tuvo que aclarar que el hecho de que su partido sigle y conduzca el proceso no significa que la alianza vaya a designar necesariamente a panistas. Puede ser candidato, dijo, “cualquier ciudadano con o sin militancia partidista, buscando que sean perfiles muy competitivos que puedan crecer en la preferencia electoral y salir a ganar”.

Sonó a discurso. La experiencia nos dice que el PAN va a designar a los candidatos y que las palabras “conducir” y “siglar”, que están en el acuerdo, son para disimular.

* Se lo planteamos a Alito Moreno en conferencia de prensa celebrada en el PRI. Esto fue lo que nos respondió: “Conducir y siglar no quiere decir que designen al candidato. El PAN ha mostrado una apertura para la inclusión de todos. Ésa es la esencia, eso es lo que nos da oportunidad de competir. Tenemos que ir basados en la competitividad”. Vamos a ver…

* Antes de la citada conferencia de prensa, Alito se reunió tres horas con dirigentes de organizaciones de la sociedad civil que le plantean establecer mesas de trabajo con una agenda ciudadana. En esas mesas se planteará el método de selección, un programa de gobierno impulsado desde la ciudadanía y el establecimiento de gobiernos de coalición.

En el encuentro participaron Guadalupe Acosta, del Frente Cívico Nacional; Claudio X. González, de Sí por México; Marco Antonio Adame, de Unidos por México; Leopoldo Hernández, de UNE México; Ana Lucía Medina, de Sociedad Civil México, y Andrés Carral, de Poder Ciudadano.

Sobre la reunión de Alito con las organizaciones ciudadanas hablamos con el panista Marco Adame, exgobernador de Morelos e integrante de Unidos por México. Nos dijo:

“Fue una reunión de diálogo franco y abierto, tema central de unidad. De nuestra parte hubo la exigencia de apertura para un método y propuesta. Quedó claro que, sin ciudadanos, no hay futuro. Alito fue muy receptivo”.

Esta misma semana, las organizaciones citadas se reunirán con las dirigencias del PAN y del PRD. “A ver cómo nos va con Marko y Zambrano”, nos dijo Marco en tono que no sonó optimista.

Publicado en excelsior