tomas flores rosalesPor: Tomás Flores Rosales

 

Uno de los primeros damnificados en la lucha por el poder al interior del PRI en el Estado de México ha sido Carlos Iriarte Mercado, luego del cónclave del pasado lunes en la casa de Gobierno encabezado por Eruviel Ávila Villegas.

Iriarte Mercado ayer de inmediato convocó a los delegados del tricolor a fin de instruirles que aún no se pronuncien a favor de alguno de los que están en la puja por la gubernatura, pero a la vez se empezó a despedir de sus operadores más cercanos, pues al parecer la designación del partido “no le favorece”.

Seguramente eso ocurrirá también en las próximas horas en la Secretaría de Educación, en la sub Secretaría de Agricultura federal, en la Secretaría General del CEN del PRI y en la Secretaría Federal del Trabajo, mientras que en la Secretaría de Gobierno estatal no pasará nada en virtud de que la operación política se continuará ejecutando conforme a lo cánones previstos.

Lo cierto es que Alfredo Del Mazo Maza está prácticamente a unas horas de que reciba la luz verde para poder salir a la palestra como el aspirante con las mayores posibilidades de atestiguar la precampaña institucional que tiene prevista el PRI mexiquense rumbo a la gubernatura.

Es decir, los promocionales y posicionamiento del PRI en el periodo previo a la campaña constitucional, se harán sin abanderado, en virtud de que al mismo se le ungirá como candidato de unidad y por tanto no tendrá que competir con otro de sus correligionarios, lo que anula participar en el periodo de pre campaña que permite la ley electoral.

Luego entonces ese tiempo y espacio será para promover al PRI como instituto político únicamente.

Será hasta que inicien los 45 días de campaña efectiva cuando la figura del aún Diputado federal se difunda por los diversos medios que permita la ley y debatiendo ideas con sus adversarios que postulen el PAN, PRD y Morena, por mencionar solo a los tres organismos políticos que seguramente tratarán de ganar los comicios del primer domingo de junio próximo en el Estado de México, considerado, desde hace muchos años, como el laboratorio político para calcular lo que pueda ocurrir en la sucesión presidencial, en este caso, del 2018, año en que dejará la titularidad del Ejecutivo federal Enrique Peña Nieto.

Por eso al grupo que ha llevado al mexiquense hasta la presidencia de la República le interesa apuntalar a Alfredo Del Mazo Maza, pues si pierden los comicios presidenciales del año mencionado, tendrán seis años para preparar al que pueda de nuevo recuperar la presidencia de la República.

Es decir: Alfredo Del Mazo Maza es un personaje transexenal para el grupo que hoy ostenta la presidencia de la República, incluso se le califica, en secreto, como el presidenciable cuando termine de gobernar el Estado de México en el 2023, en caso de que en los próximos días se convierta en realidad en el precandidato a la gubernatura y así suceder a Eruviel Ávila Villegas, quien insiste en obstaculizar la carrera de Alfredo Del Mazo Maza, pero desde la federación ya le llegó un primer mensaje en el sentido de que uno de los miembros de su gabinete, muy cercano a las finanzas públicas, podría ser llevado ante la justicia para ajustar cuentas, lo que seguramente ya entendió el ex alcalde de Ecatepec que de no disciplinarse podría sentir el yugo de la furia presidencial.

Por eso, seguramente, Carlos Iriarte Mercado ya se está despidiendo del CDE del PRI, sobre todo porque esa advertencia en contra de uno de los miembros del gabinete de Eruviel Ávila por malversación de recursos públicos, le podría rebotar a Iriarte, pues se sabe que hizo equipo con ese personaje de marras que podría ser encarcelado, sino se acata la orden de apoyar al candidato de Enrique Peña Nieto a la gubernatura mexiquense.

Así se juega a la política en el PRI del Estado de México, y todos sus operadores están obligados a seguir la directriz marcada por el que manda en el partido, por lo que de no ocurrir otra cosa el Diputado federal, Alfredo del Mazo Maza, es el más viable para suceder a Eruviel Ávila Villegas, quien tendrá la obligación – este último- de garantizar el triunfo de su partido en junio próximo, de lo contrario las investigaciones en contra de uno de sus colaboradores más cercanos pueden continuar e involucrar a la vez al actual titular de la Secretaría de Salud, incluso también sumar, en las indagatorias, al titular de una misteriosa oficina denominada o dedicada a la “imagen institucional”, misma que al parecer carece de sustento jurídico sólido en su operación.

Pero la realidad en estos momentos es que el titular del PRI mexiquense en funciones, Carlos Iriarte, es el primero que se irá a su casa en breve, si se confirma como candidato a Alfredo Del Mazo Maza, que ya fue seleccionado por el presidente de la República.

SINTESIS POLITICA

Dicen los que saben que a partir del 15 de septiembre de este año el glamur, el nivel, la sensibilidad y el oficio político regresarán al Gobierno del Estado de México, luego de seis años perdidos que han sido suficientes para que la estirpe de la política mexiquense haya perdido el abolengo y se haya colocado al borde del adelgazamiento político-social.