Guillermo Padrés Dagnino.jpgFuncionarios de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) visitaron a Guillermo Padrés Dagnino en el Centro Federal de Readaptación Social del Altiplano, donde el hijo del ex gobernador de Sonora, involucrado por su padre en presuntos actos de corrupción, solicitó ser trasladado hacia otro reclusorio.

Este miércoles el ex mandatario panista Guillermo Padrés Elías, cumple siete días en huelga de hambre desde el Reclusorio Sur, en los que solamente ha consumido agua, miel y limones; su estado de salud es reportado como estable y tres veces al día es revisado por un médico, según el protocolo que establece el Tratado de Malta que fue dado a conocer por Antonio Hazael Ruiz Ortega, subsecretario del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México.

Según informó la CNDH a través de su cuenta oficial de Twitter (@CNDH), un visitador adjunto se reunió con el primogénito del ex Gobernador de Sonora, quien solicitó ser cambiado a otro penal y negó que haya sido víctima de malos tratos por parte de custodios del CEFERESO número 1 del Altiplano, como lo había denunciado su padre en una carta entregada a las autoridades penitenciarias el 20 de enero a las 20:30 horas, a los dos días de haber empezado el ayuno como medida de presión para exigir el respeto a los derechos humanos de su hijo.

Guillermo Padrés e hijo están siendo procesados bajo la Causa Penal con número de expediente 25/2016 por los delitos de operación con recurso de procedencia ilícita, evasión fiscal y delincuencia organizada.

Según estableció la Procuraduría General de la República en su averiguación previa, el ex mandatario panista recibió sospechosas transferencias electrónicas desde bancos en los Estados Unidos y Europa, por 8.8 millones de dólares, provenientes de presuntos “moches” de contratistas beneficiados con licitaciones durante su sexenio; su hijo Padrés Dagnino, quedó involucrado cuando su padre diseminó el dinero a las cuentas personales de su familia.

Personal de CNDH refirió a Padrés Dagnino que no es autoridad competente ante su solicitud (de ser trasladado a otro reclusorio) y lo orientó sobre la misma”, suscribió la Comisión en su cuenta de Twitter.

Este miércoles padre e hijo cumplen 75 días presos, desde el 11 de noviembre del 2016, cuando el ex mandatario panista decidió entregarse a la PGR que lo buscaba para consignarlo ante un Juez Federal que libró una orden de aprehensión en su contra por presuntamente haber incurrido en actos de corrupción; sin embargo, Guillermo Padrés fue detenido junto a su primogénito, quien también estaba siendo investigado junto a otros 12 miembros de la familia del ex gobernador de Sonora.