meadeEl secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade Kuribreña, afirmó que el decálogo que el presidente Enrique Peña Nieto presentó para fincar la relación entre México y Estados Unidos, es claro y orienta el proceso de diálogo.

Al reunirse con los diputados y senadores del Partido Verde, en la plenaria que realizan en el Senado de la República, indicó que sobre todo es un decálogo que está vinculado con las fortalezas que tiene la relación y que se ancla en los resultados del comercio y acuerdos que acreditan los fundamentos.

El encargado de la política financiera y económica del país consideró que es importante llegar a la negociación con el gobierno que ahora preside Donald Trump, “unidos, con propósito, que dejemos de lado cualquier diferencia, reconociendo que en lo que ahora tenemos por delante se juega parte del presente y mucho del futuro que tendrá el país por delante”.

Meade Kuribreña precisó que para redefinir la relación con Estados Unidos se deben destacar las ventajas de una relación regional, pues el diálogo con este país se planteó desde una posición en donde todo lo importante que es México para Estados Unidos.

Señaló que lo anterior da pie para que los objetivos que el presidente Enrique Peña Nieto planteó en términos de lo que se habrá de buscar en el diálogo, es decir, que esté fundamentado en los elementos de fortaleza y en la exigencia de México para que Estados Unidos respete los derechos de los connacionales.

Destacó que se tiene la exigencia de México de que cualquiera repatriación se haga de manera ordenada y se respeten los convenios que se han alcanzado, y reconocer que ambas naciones comparten responsabilidades en el desarrollo del Hemisferio.

También reconocer y exigir que las remesas tengan libre flujo y que no estén sujetas a restricción alguna, y subrayar que la seguridad hemisférica es una responsabilidad compartida. “Tenemos que trabajar para detener el flujo de armas, el flujo de drogas y el flujo de efectivo”.

Que se preserve en las conversaciones el libre comercio que ha hecho de esta región la más dinámica y competitiva del mundo, y por lo tanto la negociación debería buscar que se tenga la posibilidad de comercializar libre de aranceles y de cuotas.

“Reconocer también por la vía de este diálogo que lo que se negocie tiene que ser bueno para el comercio, tiene que ser bueno para el entorno de negocio y bueno también para los trabajadores de México”, dijo el titular de Hacienda.

“La convicción que tiene el presidente (Enrique Peña Nieto) es que México es un país atractivo para las inversiones y de que en el diálogo tenemos que ser capaces de defender tanto las nacionales como las de cualquier otro país que haya escogido México como destino y que la frontera que nos vincula sea un espacio de unión y no de división”, sostuvo.

Finalmente, explicó que México llega a la discusión con Estados Unidos en un momento muy importante en el comercio entre ambos países.

Esto, resaltó, al ser México el segundo socio comercial de 29 estados en el país vecino del norte y segundo comprador de las exportaciones de la Unión Americana, y como ejemplo, citó que la relación que se tiene con Texas es más grande que cualquier relación bilateral que tenga Estados Unidos con cualquier país europeo.