La Cámara de Diputados aprobó el dictamen que adiciona la fracción X al Artículo 5 de la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores para establecer que tienen derecho a estar informadas, esencialmente de los servicios que les otorgan diferentes instancias.

Con 407 votos a favor y cero abstenciones, el pleno avaló que los adultos mayores tengan acceso a la información plural, oportuna y accesible, el cual será garantizado por el Estado.

Durante el debate del dictamen, la priista María Angélica Mondragón afirmó que esa modificación tiene la finalidad de que las personas adultas mayores estén informadas y tengan conocimiento de los servicios que les otorgan las diferentes instancias para que los aprovechen de mejor manera.

Ello permite que los adultos mayores estén informados de los derechos que tienen, como acceso a la salud y de aquellas medidas que ha tomado el gobierno federal, como su inclusión en el programa Prospera, la entrega de viviendas o la oportunidad de disfrutar de sus fondos de pensión.

En su turno, la perredista Ericka Irazema Briones respaldó el dictamen, el cual tiene la intención de apoyar realmente a los adultos mayores brindándoles información y evitar que con ello se aprovechen de ellos.

A su vez, el panista Luis Fernando Mesta Soulé afirmó que la reforma garantiza a los adultos mayores el derecho de acceso a la información, por lo que su bancada respalda el dictamen.

Por Morena, María Antonia Cárdenas, impulsora de la iniciativa, señaló que durante mucho tiempo las personas adultas mayores han sido discriminadas y han sufrido maltratos, y resaltó que en la Ciudad de México se empezaron a tomar medidas a favor de ese sector poblacional y estos esquemas fueron replicados a nivel federal.

La diputada señaló que este derecho de estar informado «solo es el derecho a saber para poder decidir lo que le convenga al implicado, decisión personal pero con sustento».

El derecho de acceso a la información de ese grupo es fundamental para una sociedad que envejece día a día.

Esa medida “facilitará el ejercicio activo de sus derechos, contribuirá a tener instituciones del adulto mayor más aprovechables y, por ende, confiables y responsables, fortaleciendo una sociedad más justa, equitativa e incluyente”, añadió.