Con el propósito de disminuir la dependencia económica con el mercado norteamericano, el coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Encuentro Social (GPPES), Alejandro González Murillo, propuso crear nuevas denominaciones de origen para que más productos mexicanos puedan dar un importante salto a otros mercados internacionales.

Con una reforma a la Ley para el Desarrollo de las MIPYMES, y a la legislación Federal para el Fomento de la Microindustria y la Actividad Industrial, el diputado hidalguense plantea impulsar la marca “México” y disminuir nuestra dependencia económica del mercado norteamericano, ante la amenaza de renegociación o cancelación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

En la iniciativa, González Murillo explica que pese a que las denominaciones de origen gozan de ventajas comerciales, como no tener competencia directa y obtener altos márgenes de ganancia por su producción limitada, México sólo cuenta con 15 productos de esa categoría y de todos ellos sólo el tequila es reconocido internacionalmente.

Sin embargo, destaca, existen otros productos nacionales que se beneficiarían con la protección de una denominación de origen que avalara la singularidad de su elaboración, sabor o propiedades, entre ellos, el aguacate, el abulón, el queso chihuahua, el café pluma, los tenangos, los dulces de guayaba, el ponche de granada, las cajetas, el queso Cotija y las artesanías de los huicholes, por mencionar algunos.

“Es importante reconocer que no hemos sido capaces de potenciar nuestra vasta riqueza natural y cultural. En ese sentido, la creación de nuevas denominaciones de origen tiene como finalidad potenciar el buen uso de esas riquezas”, subraya.

El diputado González Murillo asegura que, con esta iniciativa de reforma, también se detonaría una planta productiva nacional, además que se fomentaría la producción industrial y artesanal que, por su calidad, singularidad o alto valor cultural, podrían representar una importante fuente generadora de divisas, empleo y riqueza regional.