El presidente Enrique Peña Nieto instruyó a las secretarías de Gobernación y de la Defensa Nacional a emprender, junto con las autoridades estatales y municipales, un plan de acción que permita evitar que se vuelvan a repetir hechos como los de ayer en Tultitlán, donde 24 personas perdieron la vida por la explosión en un taller de pirotecnia.

Tras expresar sus condolencias a los familiares de quienes fallecieron en esos hechos, así como de los heridos, entre ellos integrantes de corporaciones de seguridad, bomberos y Protección Civil, el Ejecutivo federal manifestó la disposición del Gobierno de la República de regularizar el trabajo de los artesanos en ese municipio mexiquense.

Al encabezar la ceremonia de inauguración de las nuevas instalaciones de la Escuela Militar de Ingenieros, en Naucalpan, Estado de México, afirmó que los artesanos de la pirotecnia merecen trabajar al amparo de un mayor ordenamiento.

La elaboración de pirotecnia “es reconocida en todo el país, pero (los artesanos) merecen trabajar al amparo de un mayor ordenamiento, de tener condiciones óptimas para el desempeño de su trabajo, de recibir una mayor capacitación”, expresó.

Acompañado por el gobernador de Estado de México, Alfredo del Mazo, Peña Nieto dio a conocer que con ese propósito giró instrucciones a los titulares de Gobernación y de la Defensa Nacional para elaborar un plan a futuro que evite tragedias de este tipo.

Evitar que “hechos como este, que han ocurrido ya en varias ocasiones en este municipio de Tultepec se vuelvan a repetir, ante el saldo muy lamentable que ha dejado de personas que perdieron la vida y causando dolor entre sus familiares”, puntualizó.