El vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, apuntó que a lo largo de casi seis años, el IMSS se ha consolidado como una institución viable y eficaz, y que gracias a un manejo financiero responsable, “paso de sobreexplotar sus reservas, como sucedía antes de esta administración, a no tener que utilizarlas, como ha sucedido en los últimos dos años”.

Debido a ese buen manejo financiero, uno de los tres ejes de acción, se estima que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cierre 2018 con un superávit de cuatro mil millones de pesos, acumulando con ello un superávit de más de 21 mil millones de pesos en tres años, dijo en conferencia de prensa, acompañado por el director general de ese IMSS, Tuffic Miguel Ortega.

“Hoy la viabilidad financiera del Instituto Mexicano del Seguro Social está garantizada hasta el año 2030, cuando al inicio de la administración ese horizonte era apenas de dos años”, indicó en la Sala de Conferencias de la residencia oficial de Los Pinos.

De esta manera, en el primer eje, que se refiere al tema financiero, “el Instituto ha consolidado sus finanzas en favor de la derechohabiencia como nunca antes”, resaltó el también coordinador General de Comunicación Social del gobierno de la República.

Recordó que al cierre de la administración anterior, el Seguro Social presentaba un déficit cercano a los 25 mil millones de pesos, y que en la actualidad, la eficiencia de los procesos de adquisiciones de bienes y servicios, permitirá que en 2018, se ahorren cerca de cinco mil millones de pesos.

Estas condiciones, agregó, permitirán brindar atención y servicios de calidad a los nuevos asegurados y a sus familias, quienes hoy pueden acceder a una fuente pública de medicamentos “que tiene un abasto histórico del 99.6 por ciento”, a pesar del aumento histórico en la cifra de afiliados, gracias a la creación de cuatro millones de nuevos empleos.

Sostuvo que la evolución experimentada por el Instituto durante este sexenio, da a entender el progreso en la administración pública, pues a través de un trabajo de mejora continua, el IMSS ha hecho progresos históricos en los tres ejes estratégicos de acción.

Otro eje, explicó Sánchez Hernández, fue ofrecer a las ciudadanos un servicio de calidad que les permita ahorrar tiempo y dinero, con “una transformación sin precedentes en sus servicios al digitalizarlos y simplificarnos”.

Puso como ejemplo que al inicio del sexenio, el 100 por ciento de los trámites debían hacerse físicamente en las oficinas del Instituto, mientras que hoy ocho de cada 10 trámites ya se pueden realizar desde cualquier dispositivo conectado a Internet.

En este sentido, dio a conocer que a partir de 2017 y en lo que va de 2018 se generaron cerca de 5.6 millones de citas digitales y se han realizado 246 millones de trámites de manera remota.

Expuso que el tercer eje se enfocó a reforzar la vocación del IMSS como “una institución que encarna nuestra cultura de solidaridad”, y aseguró que por ello, los derechohabientes han podido observar el incremento en el número de hospitales, la reducción de los tiempos de espera y el mejoramiento de la atención en todos los rubros.

Destacó, además, los casi siete millones de estudiantes de educación media y superior que cuentan con un servicio médico gracias a un esfuerzo inédito de afiliación emprendido hace dos años, lo que permitió que el número de trabajadores y familiares que cuentan con la protección y servicios que brinda el Instituto supere los 74 millones de personas.

En ese sentido subrayó que la prioridad del gobierno federal es liberar recursos para atender a todos los derechohabientes, sean nuevos o ya inscritos, lo que aunado al éxito financiero, la modernización y digitalización de trámites y servicios, ha creado una forma más cómoda, flexible y conveniente de acercarse a los servicios de la institución.

Aseveró que “gracias a la puesta en marcha de soluciones eficaces y simples, hoy en día asistir a un hospital del IMSS es una experiencia mucho más ordenada que hace casi seis años.

“En donde antes se encontraban pasillos abarrotados que entorpecían el servicio, hoy encontramos un módulo para pacientes sin cita. Esta solución tan sencilla, sumada a acciones de gran envergadura, como la construcción de 16 nuevos hospitales y 40 unidades de medicina familiar han hecho que el IMSS sea capaz de atender mejor a más personas en menor tiempo”, puntualizó.