En 2014, la Reforma en Telecomunicaciones ordenó desplegar una Red Troncal, a cargo de Telecomunicaciones en México (Telecomm), a fin de conectar a todo el país, no obstante, el proyecto quedó inconcluso en la administración anterior.

En 2018, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) inició el proceso para licitar los casi 26 mil kilómetros de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a través de los cuales se pueden ofrecer, por ejemplo, telefonía, Internet y televisión.

En octubre del año anterior, la dependencia anunció modificaciones al calendario de la licitación, por lo que la conclusión del proyecto tocaba a la nueva administración federal.

De acuerdo con Telecomm, se busca aprovechar la infraestructura existente de fibra óptica instalada en las líneas de alta tensión y distribución de la CFE para crear una robusta Red Troncal de telecomunicaciones a nivel nacional.

Ello, “con el fin de ofrecer todas sus capacidades y servicios de manera mayorista, no discriminatoria, desagregada y a precios competitivos, tanto a concesionarios como a comercializadores de servicios de telecomunicaciones que presten servicios a usuarios finales en México”.

Detalló que el objetivo es incrementar la cantidad de puntos de presencia (PDP), para que un porcentaje significativo de la población del país se encuentre a una distancia máxima de 35 kilómetros de un PDP de la Red Troncal, y así ofrecer opciones de acceso de banda ancha más competitivas a la población que se encuentra en localidades con baja penetración de este servicio.

El despliegue y crecimiento de la Red Troncal fue establecido Reforma Constitucional en Materia de Telecomunicaciones, donde señala que Telecomm deberá planear, diseñar y ejecutar el crecimiento de una robusta red troncal de telecomunicaciones de cobertura nacional.

La Red Troncal pretende dar facilidades a los operadores y comercializadores de servicios de telecomunicaciones para que puedan ofrecer a la población nuevos y mejores servicios de banda ancha, y que estos sean más competitivos.

Cabe destacar que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cedió a Telecomm su concesión, garantizándole el acceso efectivo y compartido a la infraestructura de red de fibra óptica para su aprovechamiento eficiente, a fin de lograr el cumplimiento de sus objetivos.

La red de la CFE cuenta con más de 25 mil Kilómetros de fibra óptica instalada en los hilos de guarda de las torres de transmisión eléctrica de alta tensión y distribución, con más de 115 puntos de presencia, denominados “Hoteles de Interconexión”, por medio de los cuales se proveerán los servicios mayoristas de enlaces de gran capacidad a concesionarios y a comercializadores.

Miguel Ramírez Torres, especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México, indicó que la Red Troncal trata de que “estemos conectados con los diferentes medios de comunicación en todo el país, porque como lo ha señalado Andrés Manuel López Obrador, sólo el 25 por ciento tiene conectividad y el 75 por ciento no”.

En entrevista con Notimex, indicó que desde 1986 se trata de llevar la fibra con la fibra óptica una mejor conectividad por todos los medios, pero consideró que hace falta mucho para llegar a este objetivo.

Consideró viable la cancelación, por parte del nuevo gobierno, de la licitación de la Red Tronca, ya que en las nuevas bases se buscará que las empresas ganadoras lleven internet gratuito a carreteras, hospitales y plazas públicas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en su conferencia matutina del pasado 17 de enero que se suspende la licitación de la Red Troncal que se había iniciado en la administración anterior y el procedimiento se iniciará “de cero”.

“Se suspendió esa licitación, (porque) desde la Reforma en Telecomunicaciones no se ha resuelto el problema que nos interesa: el de la conectividad”, por lo que ya se están revisando las bases para el nuevo proceso que se prevé inicie a mediados de febrero próximo.

Indicó que se van a licitar los casi 26 mil kilómetros de fibra óptica y como contraprestación, la empresa o las empresas ganadoras tendrán que ofrecer Internet gratuito en carreteras, plazas públicas, hospitales, escuelas y una cantidad de recursos para el mantenimiento de las instalaciones.

Fuente: NTX