Luis Serieys Zárate

27/02/2019

Ciudad de México

 

En los últimos años, la Ciudad de México tuvo un retroceso claro en materia de seguridad, por ello implementar un nuevo modelo se convierte en un reto y una oportunidad para establecer políticas públicas que generen certidumbre entre la población y que la hagan partícipe en las estrategias, aseguró el diputado Eduardo Santillán, presidente de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia del Congreso local.

 

Durante el primer Foro de Seguridad Ciudadana y Procuración de Justicia, organizado por el Poder Legislativo local, Santillán Pérez expuso que la ciudad está en la vanguardia en innovación en materia de seguridad, ya que ésta fue la primera entidad en establecer el sistema de cámaras de vigilancia y el mando único de la policía.

 

“Desde el Congreso de la Ciudad de México se busca reforzar los esquemas, dar un vuelco de seguridad pública a seguridad ciudadana. Esto se logrará con la coordinación e intercambio de información entre la Secretaría de Seguridad Ciudadana y las fiscalías, de la Ciudad de México y la General de la República”, dijo.

 

Resaltó que la autonomía de la Fiscalía y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana debe estar encaminada a evitar decisiones políticas; y avanzar en la renovación del sistema penal acusatorio.

 

Por su parte, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso, el diputado Ricardo Ruiz Suárez, sostuvo que la acción coordinada entre el Legislativo, autoridades de seguridad ciudadana y las de procuración de justicia debe dar como resultado mejores programas de protección.

 

“La confianza de los ciudadanos será posible, en la medida en que los resultados estén a la vista, pero la sociedad debe participar en la creación de estos nuevos esquemas de seguridad”, enfatizó el legislador de MORENA.

 

 

Nuevo modelo de seguridad

 

El secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Jesús Orta Martínez, fue el orador principal durante la primera mesa del foro. El funcionario local coincidió en avanzar en ejes fundamentales para innovar en un nuevo modelo de seguridad. Uno de ellos es prevenir riesgos y daños a través de esquemas de organización con comisiones ciudadanas; comunicación multisectorial de la policía; conformación de 52 zonas y 16 regiones, una por cada alcaldía, con el apoyo de 73 sectores policiacos y más de 800 cuadrantes.

 

“Esta comunicación e integración entre policía y ciudadanía pretende fomentar la cultura de la denuncia, pues actualmente se reconoce que las víctimas de delitos se inhiben para denunciar, tanto por parte de la policía como del propio Ministerio Público.

 

“Otro eje es mejorar los esquemas de capacitación y motivación laboral a la fuerza policiaca, pues sin estímulos hay mayor riesgo de deserción. Un ejemplo de ello es que de más de 24 mil policías que existían en la anterior administración, el número decreció a 16 mil elementos”, dijo Orta.

 

En materia de capacitación, el secretario subrayó que ésta debe ser integral. Para ello, ya se capacita a los jefes de cuadrantes, no solo en materia de seguridad, también en protección civil para casos de emergencias. Además de proporcionarles un estímulo mensual de 3 mil pesos para que se mantengan en su cargo con buenos resultados.

 

 

OSC, de la mano con instituciones

 

El investigador y especialista en materia de seguridad, Ernesto López Portillo, indicó que la participación activa de las organizaciones civiles y sociedad en general debe estar de la mano con el trabajo de las instituciones de seguridad.

 

El trabajo de campo debe complementarse con métodos de investigación, como la creación de un Centro de Investigación en Seguridad Ciudadana que ayude a abatir delitos que tienen cambios constantes en el tipo de violencia, como es el de enfoque de género, donde las mujeres sufren cada vez más agresiones.

 

También llamó a las autoridades en materia de seguridad a establecer programas  de convivencia entre el gobierno, la policía y los jóvenes, a manera de crear esquemas de participación comunitaria para inhibir el delito.

 

Seguridad humana y reconstrucción del tejido social

 

El representante de la Oficina para el Control de Drogas de las Naciones Unidas, Javier Hernández Muñoz, señaló que la política utilizada en el combate a la criminalidad no ha funcionado y que hay que enfocarse en brindar seguridad humana.

 

Añadió que esto es un proceso de reconstrucción del tejido social y esto se debe reforzar con dotar a los ciudadanos de herramientas jurídicas y sociales que permitan mayor protección.

 

Durante la inauguración del foro también estuvieron presentes: la diputada Leticia Varela, de MORENA, quien fungió como moderadora de la Mesa de trabajo; la diputada Jannete Elizabeth Guerrero Maya, del PT, y el diputado Guillermo Lerdo de Tejada Servitje, del PRI.

  

 

serieys@hotmail.com