El senador Gustavo Madero Muñoz manifestó la importancia de contar con el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), para dar certeza a las relaciones comerciales de nuestro país con sus dos principales socios, pero afirmó que este instrumento debe convertirse en un elemento para detonar el desarrollo en todas las regiones y rincones mexicanos.

Durante la sesión extraordinaria del Senado de la República donde se aprobó la sustitución del Tratado de Libre Comercio (TLCAN) por el T-MEC, el legislador chihuahuense presentó la postura del Grupo Parlamentario del PAN señalando que el voto a favor de su fracción lleva consigo el trabajo por una economía de mercado con responsabilidad social, centrada en la persona y la dignidad humana, y “no en los mercados humanos ni financieros, ni en agendas políticas ni electorales”.

Agregó que la importancia de este tratado radica en su atención al comercio exterior, ya que las exportaciones, importaciones, turismo y remesas representan el 70 por ciento de la economía mexicana. En este escenario, es importante señalar la dependencia con Estados Unidos al ser con ellos más del 80 por ciento de nuestros negocios.

Madero Muñoz afirmó que se debe pujar para que se logren verter los beneficios del T-MEC a una mayor parte de la población mexicana que está excluida de esta ecuación, apoyando la innovación y el desarrollo tecnológico, la inclusión productiva y los grupos vulnerados.

Respecto al contexto de amenazas arancelarias en el que se realiza esta aprobación, el chihuahuense sentenció que servirá de poco el T-MEC si los ímpetus electorales de los norteamericanos lo toman como rehén, y si nuestro gobierno no lo defiende como una ley vigente, una vez que sea aprobado por los tres países y se doblega ante amenazas y chantajes.

“Para impedir que esto se convierta en una distopía, debemos lograr que el viernes 7 de junio (fecha del acuerdo migratorio con EU) no se normalice como un modo de relación de nuestro gobierno con Donald Trump, no debemos permitir que el capítulo 30 del T-MEC quede en letra inútil, el dividendo de este esfuerzo debe ser la confianza que tendremos con reglas claras que se hagan cumplir por los gobiernos de los tres países”, sentenció el senador Gustavo Madero.

El panista recordó que el tomate está sufriendo un arancel unilateral del 17.5 por ciento, lo cual va en contra del espíritu del tratado.

Concluyó reconociendo que en 25 años de TLCAN no logramos hacer crecer nuestra economía, mercado interno, ni aumentar el componente de integración nacional de nuestras exportaciones, así como incorporar a pequeñas y medianas empresas, pues solamente 340 entes concentran el 75 por ciento de los 400 mil millones de dólares que exportamos anualmente.