Luis Crescencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, anunció hoy el reforzamiento del Plan DN-III para atender casos de COVID-19 en los cinco estados del país con prioridad por su nivel de contagios.

Se trata de la Ciudad de México y el área conurbada con el Estado de México; Sinaloa; Tabasco; Quintana Roo y Baja California donde se habilitan 117 instalaciones sanitarias y unidades reconvertidas.

En una primera etapa se pondrán en operación 30 instalaciones militares y del Insabi para atender la emergencia sanitaria en dichos estados.

Con la habilitación de estos espacios, se tendrán mil 574 camas de hospitalización de las cuales 200 ya están ocupadas.

Hasta el momento, dijo el general secretario, ya pueden entrar en operación 12 instalaciones médicas y cuatro unidades de reconversión en la Ciudad de México.

En el estado de Sinaloa, se tendrá una capacidad de respuesta con 180 camas de las cuales 175 ya están ocupadas y de terapia intensiva se cuentan con 10 camas, de las cuales dos están ocupadas.

En Tabasco, se podrán en operación cinco hospitales con 150 camas de hospitalización; y 100 para terapia intensiva, de las cuales, se necesitan ventiladores para ponerlas en operación.

Quintana Roo contará con tres hospitales los cuales tendrán 115 camas de hospitalización y 85 para terapia intensiva.

En Baja California habrá cuatro hospitales disponibles con 122 camas de hospitalización de las cuales ocho ya están ocupadas; para terapia intensiva tiene tres camas.

De igual forma, el titular de la Defensa Nacional informó que hasta el momento han contratado 4 mil 225 profesionales de la salud y faltan 347 por incorporar.

De igual forma se encuentran desplegados mil soldados para el resguardo de 38 almacenes del IMSS.

Fuente: NTX