Tras plantearse la activación de las obras del Tren Maya, el titular del Fondo Nacional al Turismo y autoridades de los cinco estados contemplados en el proyecto, deben respetar los amparos ganados por pueblos originarios, los derechos humanos, las economías locales y el medio ambiente, advirtió la diputada Julieta Macías Rábago.

La también secretaria de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados destacó que es obligación de la autoridad federal apegarse a la ley, debido a que ya hay suspensiones provisionales otorgadas a algunas comunidades y cuentan con el respaldo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

En entrevista para , la legisladora federal refirió que las autoridades se ven obligadas a respetar la voluntad de la gente, sus derechos humanos, su economía local y su entorno ambiental, de los habitantes de los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, por donde transitará dicho medio de transporte.

Señaló que esta obra, considerada prioritaria y a la que se destinará un monto estimado de 140 mil millones de pesos, con una longitud de más de mil 460 kilómetros, cuenta con varios amparos como es el del 14 de enero, mediante el cual la jueza primera de distrito en Campeche concedió suspensión provisional en el amparo 12/2020 para las comunidades Calakmul y Xpujil, en Campeche.

Asimismo, dijo Macías Rábago, el 17 de marzo el colectivo “Tres Colonias” de Campeche presentó un amparo para evitar ser desalojados en el proceso de reubicación de comunidades ubicadas en el trazo de la vía.

Por otro lado, refirió que comunidades indígenas recabaron 12 mil 124 firmas para respaldar el amparo 12/2020. Y en abril, integrantes de la Asamblea Maya Muuch Ximbal presentaron un amparo en contra del acuerdo del 6 de abril, por el que se determina la continuación de los trabajos a pesar de la pandemia

Y destacó que recientemente, el pasado 8 de mayo, una jueza federal otorgó suspensión provisional al pueblo maya Ch’ol en Chiapas, respecto de las obras en Palenque, Ocosingo y Salto de Agua.

La diputada por Movimiento Ciudadano pidió a las autoridades no dejar al descuido el medio ambiente ante el impacto que tendrá un proyecto de este tamaño en el frágil ecosistema, y tomando en cuenta que la ruta es el hogar de aproximadamente 800 a mil 200 jaguares.

Expertos en geología, refirió también, han alertado sobre el riesgo de construir sobre los sistemas de cuevas que se ubican bajo el trazo proyectado en Quintana Roo, pues no existe certeza sobre la capacidad de carga.

Otra afectación al medio ambiente a contemplar son las reservas naturales y hábitats de numerosas especies protegidas y en peligro de extinción como el jaguar, tapir, manglar, puma, pecarí ypavo ocelado, entre otras, alertó.

Julieta Macías solicitó además que se tome en cuenta el documento “Territorios mayas en el paso del tren: situación actual y riesgos previsibles”, elaborado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Fuente: NTX