Piedras Negras, Coah.- El cierre de albergues para migrantes en la frontera de Coahuila con Texas no ha garantizado que se eviten aglomeraciones y por ende, el riesgo de contagios de coronavirus, debido a que un alto número de indocumentados están hacinados en viviendas rentadas, advirtió el activista migratorio, Obed Cuéllar.

El cierre de albergues se ordenó por el gobierno estatal desde el pasado 9 de abril en las fronteras de Acuña y Piedras Negras, como medida preventiva contra la propagación del virus.

Desde entonces, de acuerdo con el defensor de migrantes, una gran cantidad de familias centroamericanas optó por rentar espacios particulares en los que están corriendo el mismo riesgo de aglomeración.

“Tenemos conocimiento, por testimonios de los mismos migrantes que están en casas o cuartitos, que pagan entre varios de ellos y eso provoca que estén conviviendo aglomerados, sin las medidas preventivas, que era justo lo que se quería evitar”, comentó.

Afirmó que en esta frontera el flujo migratorio en se mantiene a pesar de la suspensión de los tramites de asilo político del gobierno de Estados Unidos.

“Lo que podría suceder en los siguientes meses que disminuya la pandemia, es que tengamos otra ola muy fuerte de migración por todas las personas que están varadas en este momento en la frontera sur”, expuso.

En tanto los albergues de estos municipios no tienen aún fecha oficial para reabrir.

Fuente: NTX