Durante la contingencia por COVID-19, la donación de plasma ha disminuido 80 por ciento, advirtió la jefa del Banco de Sangre del Hospital Regional Gral. Ignacio Zaragoza, Annel Martínez Ríos, del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Mediante un comunicado, informó que pese a esta disminución se han podido atender todos los requerimientos de transfusiones de derechohabientes del Instituto.

En el marco del Día Mundial del Donante de Sangre, el director del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda, exhortó a la población sana a convertirse en donadores altruistas para ayudar a salvar vidas y destacó la necesidad de aumentar las reservas de plasma a nivel nacional.

Por su parte, la doctora Martínez Ríos detalló que en enero de 2020 obtuvieron 925 donaciones en el Hospital Regional Gral. Ignacio Zaragoza, cifra que en mayo bajó a 188. 

En cuanto al requerimiento de los enfermos, la hematóloga refirió que en enero de este año se transfundieron mil 382 unidades, cifra que contrasta con las 308 unidades transfundidas en mayo, lo que representa una reducción del 72 por ciento.

En tanto, el director general del ISSSTE hizo un llamado a los potenciales candidatos, especialmente jóvenes, para apoyar a enfermos de cáncer, víctimas de accidentes, mujeres con urgencias obstétricas e incluso recién nacidos prematuros.

Hasta el momento, las necesidades de plasma han sido de pacientes con anemia clásica, linfomas, leucemia, cáncer gástrico, insuficiencia renal crónica, sangrado de tubo digestivo, urgencias gineco-obstétricas, fracturas de fémur y cadera, así como para bebés prematuros que requieren algún hemo componente.

Fuente: La Razón