Ante la previsión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de una segunda oleada de Covid-19 en varias partes del mundo, y el inicio de la temporada de influenza en unos meses más, lo más aconsejable es esperar hasta diciembre o principios de 2021 para planificar viajes fuera del país, indicó Jorge Baruch Díaz Ramírez, responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Recordó que entre octubre y noviembre comienza la temporada de influenza estacional. Nos enfrentaremos a algo nuevo, pues los virus de la influenza, altamente letales, convivirán con el nuevo coronavirus, lo que representará un reto para los sistemas de salud.

Para el especialista, algunas de las situaciones por las que tendrán que pasar los viajeros en los diferentes medios de transportes, debido a la pandemia, son los filtros sanitarios donde se mide la temperatura, asientos separados, el uso obligatorio de cubrebocas y caretas, y esperar turnos para comer durante un vuelo de avión.

Consideró que la reactivación de viajes deberá acompañarse del concepto de turismo responsable, lo cual implica velar por la salud individual y colectiva, por el desarrollo sostenible de la infraestructura en las comunidades y por la naturaleza. Además, demandará que las personas estén conscientes de las implicaciones que tiene desplazarse a un destino y conocer sus condiciones sanitarias, añadió.

Las medidas a considerar son de dos tipos: lo que corresponde al viajero y lo que deberá hacer el sector turístico, expuso el también vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus.

A través de un comunicado, Jorge Baruch dijo que en los viajes en autobús será prácticamente indispensable guardar un asiento de distancia entre cada pasajero, pues estos transportes no cuentan con sistemas de aire eficientes. Sin embargo, en las aeronaves no será así, pues su filtrado laminar disminuye el riesgo de transmisión de virus respiratorios.

Fuente: La jornada