El Partido Revolucionario Institucional (PRI) afirmó que es un acto reprobable y de arrogancia que desde el gobierno federal se califique a los intelectuales mexicanos de antidemocráticos y deshonestos.

Consideró que ello atenta contra la esencia de la democracia.

Sin hacer referencia explícita a la respuesta del Presidente López Obrador a un grupo de escritores que convocan a crear un frente cívico para a las elecciones del año entrante, el PRI dijo que será interesante ver “hasta dónde es capaz de llegar el oficialismo morenista en aras de imponer y descarrilar el tren de la democracia”.

Y además “presenciar el momento en que una gran alianza opositora, como la que nuestro partido ha convocado, les haga frente y corrija el rumbo de nuestra nación”.

El gobierno federal – añadió el PRI- carece de personajes con la capacidad de dar sustancia a su movimiento, situación que les impide hacer política con argumentos, pero sí con arrogancia y descalificación.

Fuente: La Jornada