Después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo desconocer el estado de salud de Emilio Lozoya Austin, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, confirmó el traslado del ex director de Petróleos Mexicanos del Reclusorio Norte de la Ciudad de México a un hospital privado por “algunos síntomas y molestias que presentó”.

Señaló que desconoce si por esta razón se descarta el inicio de diligencias, programado al mediodía.

“No tenemos conocimiento, supongo que depende de la Fiscalía General de la República (FGR) cualquier cometario de mi parte es una mera especulación, pero ya está circulando la información a través de la Fiscalía General de la República.

En la conferencia de prensa matutina en este puerto, señaló -a partir del reporte de la FGR- que Lozoya Austin fue trasladado porque en la revisión médica que se le hizo “se le detectó anemia desarrollada, problemas en el esófago, así como ciertas debilidades de su salud general. Permanece en custodia del ministerio federal”.

El titular del Ejecutivo había dicho: “sé que ya está en el reclusorio de la Ciudad de México y que van a iniciar las diligencias judiciales al mediodía de hoy, me informó el responsable de la oficina de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, quien está convocado para participar en el inicio de este proceso”.

López Obrador aclaró en conferencia de prensa que del proceso, como lo establece la ley, está a cargo de la FGR. “Ya no es como antes, que la procuraduría de justicia dependía del Presidente.

“Ahora se trata de un organismo autónomo. Desde luego que forma parte del Estado mexicano y le tenemos respeto a esa autonomía y, al mismo tiempo, reconocimiento al fiscal general, Alejandro Gertz Manero, a quien consideramos un hombre íntegro, incorruptible. Un hombre recto”.

López Obrador pidió al titular de la FGR, “estoy seguro que nos está escuchando, viendo, o alguno de sus colaboradores para que se informe sobre esta situación general, cuidando lo que se llama el debido proceso.

“Sería muy importante, respetuosamente recomendaríamos que se informara todo al pueblo; garantizar el derecho del pueblo a la información, cuidando desde luego el debido proceso.

“Antes, todos estos procedimientos judiciales se llevaban en sigilo, no se sabía, la gente no se enteraba, porque no se informaba al pueblo. Entonces buscando no violar el debido proceso, una recomendación respetuosa a la fiscalía es que se informe, que se le informe al pueblo. Que se piense en el tribunal popular, de los ciudadanos”.

Fuente: La Jornada