Una jueza de Estados Unidos autorizó a Aeroméxico a devolver algunos aviones de su flota que tiene en arrendamiento como parte de un proceso de reestructura, de acuerdo con un documento revelado el jueves por una corte de bancarrotas de Nueva York.

La autorización hace referencia a al menos 19 aeronaves de la firma mexicana, la cual anunció a finales del mes pasado el inicio de un proceso de reestructura financiera bajo el Capítulo 11 de la legislación de Estados Unidos.

Por su parte, Aeromexico informó que como parte de las ventajas y derechos bajo su proceso voluntario de reestructura financiera conforme al Capítulo 11 de la legislación de los Estados Unidos de América, el pasado 3 de julio solicitó a la Corte autorización para terminar anticipadamente ciertos contratos de arrendamiento que implican la devolución ordenada de 19 aeronaves a sus respectivos arrendadores (la “Moción”).

Dichos equipos no son parte de la flota estratégica de la Compañía bajo las condiciones de mercado actuales. Se trata de 5 aviones Boeing 737-800, 5 Boeing 737-700 y 9 Embraer E-170-LR, así como 4 motores GE CF34- 8E5 (los “Equipos”). Esta acción forma parte de las medidas que oportunamente está implementando la Compañía para eficientizar su flota y con ello consolidar una plataforma comercial viable y rentable de cara a la nueva realidad económica tras el impacto de Covid-19.

Al respecto, informaron que el día de hoy se celebró la audiencia ante la Corte para resolver la Moción de Aeroméxico, aprobándose la terminación de dichos contratos conforme a la solicitud de la Compañía. Aeroméxico seguirá los lineamientos autorizados por la Corte y los aspectos logísticos que se acuerden con las arrendadoras para la devolución ordenada de los Equipos. La medida permitirá reducir costos asociados con el arrendamiento y mantenimiento de los Equipos y forma parte de los esfuerzos para racionalizar las flotas de sus subsidiarias que operan bajo las marcas Aeroméxico y Aeroméxico Connect.

Esta decisión, positiva y favorable para el proceso de reestructura voluntaria que lleva a cabo Aeroméxico, no tiene afectación al programa y plan de destinos y frecuencias estratégicas, y fortalece la operación de la Compañía hacia un futuro rentable y sustentable. Lo anterior sumará a la solidez del plan de negocios que se encuentra en revisión por parte de la administración de la Compañía, con el apoyo
de sus asesores operativos y financieros.

Aeroméxico anunció el 30 de junio de 2020 que inició un proceso voluntario de reestructura financiera bajo el Capítulo 11 de la legislación de los Estados Unidos de América, el cual se lleva a cabo en forma ordenada mientras continúa operando como negocio en marcha y ofreciendo servicio a sus clientes aplicando los más altos estándares de salud e higiene, contratando a sus proveedores los bienes y servicios requeridos para la operación ordinaria. La Compañía continuará utilizando las ventajas del Capítulo 11 para fortalecer su posición financiera y liquidez, proteger y preservar sus operaciones e implementar los ajustes necesarios para hacer frente al impacto del COVID-19.

Fuente: 24 horas