Unos 50 albañiles que trabajan en la obras del nuevo aeropuerto “Felipe Angeles”, en la Base Militar de Santa Lucía, en el municipio de Tecámac, Estado de México, denunciaron reducción de su salario y malas condiciones laborales.

Pertenecientes al Frente no. 19, integrado por tres cuadrillas, los quejosos se manifestaron este lunes en la oficinas de pago para denunciar que en el contrato firmado con la Secretaría de la Defensa Nacional, les habían prometido una salario semanal de tres mil 500 pesos, pero “inexplicablemente nos lo bajaron a la cantidad de dos mil 800 pesos”.

Los manifestantes, quiene llevan a cabo  la construcción para una de las pistas del nuevo aeropuerto, realizan trabajos de “coladores” o “tiradores”, es decir, trasladan de la revolvedora o “trompo”, la mezcla de cemento para la plancha de concreto.

“Desde las ocho de la mañana hasta las seis de la tarde, con solo una hora de comida, laboramos ininterrumpidamente, por lo que algunos de los compañeros ya sufren agotamiento y cansancio, dolor en las rodillas, en los testículos y las costillas, por el peso que tenemos que cargar”, refirió Juan N, procedente de Oaxaca.

Originarios de Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, entre otras entidad del interior de la República, los albañiles refieren que destinan hasta 40% para la renta de cuarto y otros gastos primarios como comida, aseo, ropa y zapatos.

Un de los albañiles, quien también pidió el anonimato, que no les han entregado la llamada hoja rosa para darse de alta en en el Seguro Social, por lo que la mayoría de los trabajadores tienen los servicios médicos del Gobierno federal”.

El capitán Pablo López, uno de los militares contratistas y quien lleva a cabo el trámite de pago los sábado, “hoy nos contestó de forma grosera y altanera que si queríamos seguir trabajando eso era lo que había (los dos mil 800 pesos) y al que no le guste que pida su baja de inmediato”, denunciaron los inconformes.

Albañiles de otras cuadrillas afirmaron que para conseguir trabajo en las obras del nuevo aeropuerto, los contratistas les piden “moches” de entre los 600 y 800 pesos para ingresar al proyecto aeroportuario.

En ese sentido, hicieron un llamado al Secretario de la Defensa Nacional y al propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para que revise las condiciones laborales de los albañiles en las obras del aeropuerto “Felipe Angeles”. Incluso, exigieron se realice una auditoría a los responsables de la obra, pues “estamos seguros que nos están rasurando nuestros salario”.

Fuente: 24 horas