Para salvaguardar el orden constitucional y que cualquier declaratoria de inconstitucionalidad de una norma sea de aplicación general y no solo para quien la haya impugnado, el senador Ricardo Monreal presentará una iniciativa, tras afirmar que “resulta inexplicable que una disposición que es contraria a la Constitución siga teniendo efectos”.

La propuesta del coordinador del Grupo Parlamentario de Morena plantea que la declaratoria de inconstitucionalidad de una norma otorgue la invalidez de dicha ésta con efectos generales, independientemente de quién sea el actor y el demandado.

De este modo, se busca preservar la supremacía constitucional, derogando la posibilidad de que la declaratoria de inconstitucionalidad surta efectos únicamente entre las partes.

El legislador explicó que la Constitución otorga a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la facultad para resolver controversias sobre la constitucionalidad de los actos o disposiciones generales de los diversos órdenes de gobierno.

Señaló que, si la Federación promueve una acción de inconstitucionalidad en contra de una norma municipal y la SCJN invalida ésta, el efecto es general, es decir, ninguna autoridad municipal podrá volver a aplicar la norma.

Explicó que esto no sucede de forma inversa, pues si el municipio promueve la misma acción en contra de una norma federal y la SCJN la invalida, la resolución sólo aplica para el municipio promovente y no de forma general.

Lo mismo sucede cuando un municipio impugna alguna disposición aprobada por el Congreso Local de un estado y obtiene la declaratoria de invalidez de dicha norma; ésta solamente beneficiaría al municipio que la promovió y no a toda la entidad federativa, apuntó.

Monreal Ávila consideró que resulta incoherente, pues si una norma es inconstitucional, lo es para todos y no solo para quien se inconforma de ésta. Con el propósito de resolver esta imperfección, el senador Monreal propondrá una iniciativa con proyecto de decreto, por el que se reforma la fracción I del artículo 105 de la Constitución Federal.

De esta forma, las normas y leyes declaradas inconstitucionales por la Suprema Corte, a través de una controversia constitucional, dejarán de aplicarse en todo el ámbito espacial de validez que tenían, sin excepción alguna, concluyó.