La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, informó que se mantendrá el semáforo epidemiológico naranja la próxima semana y al continuar, aunque de manera lenta, la disminución en hospitalizaciones y positividad en resultados de pruebas de Covid-19, se permitirá la apertura albercas abiertas y techadas a partir del próximo lunes, museos el martes y cines el miércoles.

El gobierno de la ciudad iniciará además un programa temporal de reconversión a giro de impacto vecinal de bares, cantinas y antros a fin de que las más de mil unidades económicas que se estima operan en la ciudad y que dan empleo a alrededor de 9 mil personas puedan funcionar como restaurantes.

A esta medida se incorporará también a los salones de fiestas, con la advertencia de que no se trata de permitir que organicen reuniones y eventos, y en todos los casos deberán ceñirse a las diez medidas sanitarias bajo las cuales operan los establecimientos de restaurante.

A partir del lunes se amplía además una hora el horario de servicio para los comercios, que podrán abrir a partir de las 10:00 de la mañana, actualmente el horario de apertura es a la 11:00, para cerrar a las 17:00 horas.

En su conferencia de prensa de este viernes, Sheinbaum dijo que se revisará la factibilidad de replicar en la Ciudad de México la reforma aprobada en el estado de Oaxaca para prohibir la distribución, donación, regalo, venta y suministro de bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico a menores de edad.

“Es fundamental –y es una reflexión ante los decesos que hemos tenido por Covid– que nuestra población, particularmente por lo que nos corresponde en la Ciudad de México, tiene que ir hacia una vida mucho más saludable y eso está asociado con un cambio en la alimentación, hacia una alimentación mucho más nutritiva, a la disminución en el consumo de  refrescos, grasas saturadas, azúcares, etcétera, y también el ejercicio y la activación física cotidiana”, señaló.

Indicó que se revisará con los legisladores del Congreso de la Ciudad de México “si esta es la mejor manera en la ciudad” y en tanto se desarrolla en conjunto con instituciones de salud del gobierno federal un programa de atención y a las personas con patologías como obesidad y diabetes.

En cuanto a la apertura de nuevas actividades: museos, albercas y cines, el titular de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), José  Antonio Peña Merino, explicó que todas deberán cumplir con las diez medidas sanitarias que funcionan para todos tipo de establecimientos.

En el caso de las albercas, agregó que no se permitirá el intercambio de equipo como goggles, tablas, gorras, pinzas de nariz, flotadores y toallas; la zona de gimnasio permanecerá cerrada, y el aforo se establecerá en función del tamaño de la piscina a fin de permitir una distancia de 6 metros cuadrados por nadador e implementar el uso de carriles de manera alternada, así como promover la higiene personal de antes y después de introducirse al agua.

Para los museos, el aforo permitido será del 30 por ciento, los visitantes deberán obligatoriamente portar cubrebocas durante toda la visita, se debe evitar que acudan grupos grandes y respetar la sala distancia en filas exteriores al interior del recinto, se hará uso constante de gel antibacterial, no se entregarán programas impresos ni volantes, mantener un solo sentido con señalizaciones para el recorrido y se sugiere fomentar el pago del boleto por medios electrónicos.

En el caso de los cines, el funcionario señaló que el aforo será del 30 por ciento, además del uso obligatorio del cubrebocas se deberá también acudir en grupos grandes y respetar la sana distancia, se señalizarán los asientos que no podrán ocuparse para asegurar el distanciamiento y se privilegie la venta de entradas por Internet.

Sheinbaum explicó que se hizo una revisión de los protocolos que presentaron las empresas exhibidoras y se consideró que cumplen las condiciones de seguridad sanitaria y adelantó en el caso de los teatros que se están revisando los protocolos de seguridad y se explora con la Secretaría de Cultura que las presentaciones se realicen en espacios abiertos a fin de que pronto puedan reanudarse las funciones.

La jefa de gobierno dijo que si bien el gobierno no cuenta con el número de inspectores que se requeriría para verificar el cumplimiento de las medidas en todos los establecimientos que reanudarán actividades, y dado que el Instituto de Verificación Administrativa se enfocaría principalmente a revisar la correcta reconversión de bares, cantinas, antros y salones a restaurantes, hizo un llamado, tanto a las personas como a las empresas a actuar con responsabilidad a fin de no tener que volver al cierre de actividades.

Fuente: La Jornada