La Ciudad de México permanecerá en color naranja del semáforo de vigilancia epidemiológica por COVID-19, advirtió la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, ante la incorporación de nuevas actividades.

“Puedo adelantar que lo más probable es que nos quedemos en las condiciones actuales”, respondió Sheinbaum, al considerar que se deben esperar más días para confirmar que las hospitalizaciones continúen reduciendo.

“Se han incorporado varias actividades, ya vamos a cumplir 15 días de la incorporación de los tribunales, que ha sido un porcentaje importante de personas en la calle y también en oficina”, expuso en conferencia virtual.

“Esta semana hubo la apertura de varias actividades. Tenemos que esperar al menos una semana o 15 días para saber el impacto en la hospitalización”, aseguró Sheinbaum.

Apenas el pasado 10 de agosto, se reactivaron museos, cines y albercas en la Ciudad de México. Además, los salones de fiesta y bares que quisieran abrir, deben cambiar de giro y operar como restaurantes.

Autoridades de la capital del país informaron que este 12 de agosto se registraron 2,862 hospitalizaciones por COVID-19, así como una disminución en las reportadas en todo el Valle de México.

De acuerdo con el gobierno de la Ciudad de México, actualmente hay un promedio semanal de 2531 ingresos a hospitales, así como uno de 1,776 altas por la enfermedad.

En cuanto a ocupación hospitalaria, 56.3% de la camas generales están disponibles y 65.5% de la camas de terapia intensiva, lo que representa 1,340.

También informaron que la positividad es de casi 25%, es decir que cerca de 3 de cada 10 personas con síntomas de COVID-19 llegan a dar positivo a la prueba de laboratorio en Ciudad de México.

Fuente: Animal Político