Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, dijo no sorprenderse con las acciones de espionaje hacia él y su familia que se hicieron durante la administración de Miguel Ángel Mancera en la Ciudad de México.

El mandatario resaltó que es espiado desde hace 41 años, cuando lo vigilaba la Dirección Federal de Seguridad.

“La verdad no es novedad, nosotros en la oposición siempre fuimos espiados. Ya muchísimos años.
Les comentaba que cuando me dieron una copia de mi expediente, encontré una carta firmada donde me acusaba de ser comunista fue de 1979, era yo director del Instituto Nacional Indigenista”.

Indicó que en ese entonces el espionajes era obvio porque se escuchaban por teléfono los teclazos cuando estaban pasando el reporte, pero ahora es más sofisticado.

Resaltó que esas prácticas ya se eliminaron con su gobierno.

Además, descartó proceder legalmente.

“¿Presentar una denuncia sobre eso? no, tendría que pasarmela en el Ministerio Público”, expresó.

Fuente: 24 horas