Entre marzo y junio, meses en los que hubo mayores medidas de confinamiento y aislamiento social a causa de la pandemia de Covid-19, cerraron 490 sucursales bancarias, revela un nuevo estudio de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

De acuerdo con el Panorama Anual de Inclusión Financiera 2020, presentado por el organismo regulador este lunes, al cierre de marzo de este año se tenía registro de 13 mil 449 sucursales en operación por parte de la banca, mientras que en julio el número descendió a 12 mil 959.

Por su parte, hasta junio, la CNBV tiene registro de dos mil 1 sucursales que se encuentran cerradas de forma temporal. 

En cuanto al número de cajeros automáticos en operación, el organismo indicó que hay un total de 57 mil 16, mientras que al cierre de marzo la cifra era de 57 mil 776, una reducción de 1.3 por ciento.

Contrario a la infraestructura tradicional, los corresponsales bancarios han incrementado su presencia en el país a lo largo de los meses más estrictos de confinamiento. 

Hasta marzo, se tenía registro de 48 mil 993 y para junio, el número alcanzó los 49 mil 113, es decir, 180 nuevos participantes.

De igual forma, el número de terminales punto de venta en operación, en los últimos meses ha tenido un crecimiento considerable. De marzo a junio, el número de TPV´s en operación pasó de un millón 359 mil 757 a un millón 401 mil 257, incremento de 3 por ciento. 

Así mismo, entre el primer y segundo trimestre del año se incrementó la cantidad de cuentas de captación o ahorro por parte de los usuarios de la banca, pues hasta marzo se tenían 105 millones 252 mil 902 y hasta junio pasó a 105 millones 833 mil 590. Esto quiere decir que, en tres meses, se abrieron poco más de medio millón de cuentas de ahorro.

Contrario a ello, la cantidad de cuentas de crédito activas de los bancos entre marzo y junio disminuyó 6.8 por ciento, pues pasaron de 55 millones 933 mil 966 hasta el tercer mes del año a 52 millones 78 mil 235 hasta el sexto mes.

Fuente: la jornada