La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, advirtió que el machismo se fomentó en el pasado en las propias estructuras de poder”.

“Queremos transformar las estructuras que durante años fomentaron la brecha de género y que fueron permisivas con las violencias machistas”, dijo durante la inauguración del seminario de atención e investigación de violencia de género, en el cual funcionarias reconocieron los rezagos en la capacitación al personal en esta materia, así como de fallas en el trato a las víctimas y clasificación de feminicidios.

Nadine Gasman, titular del Instituto Nacional de las Mujeres, señaló que el gobierno de México tiene una deuda histórica con los ciudadanos para garantizar el acceso pleno a la justicia. Precisó que actualmente sólo 6.6 por ciento de los ministerios públicos se dedican a atender a víctimas de violencia de género.

Una de estos obstáculos son las “prácticas excluyentes heredadas de gobiernos anteriores que han pedido que grupos como las poblaciones indígenas, pobres, disfruten del acceso a la justicia”.

Precisó que seis de cada 10 mexicanas han vivido o vivirán en algún punto de su vida algún tipo de violencia y tan sólo de enero a agosto de este año cerca de 40 mil mujeres fueron víctimas de lesiones dolosas.

“Estos datos son alarmantes y muestran que las mujeres viven violencias todos los días, las que, además, pueden arrebatarles la vida”.

Cada día, añadió Gasman, perdemos a 10 mujeres a causa de la violencia feminicida. “Este dato no debemos ni podemos olvidar en nuestros quehaceres”, señaló.

Leticia Soto, secretaria técnica de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, subrayó que también hay discriminación a las ministerias públicas y falta de recursos para la realización de su trabajo.

Otro tema pendiente – abundó- es la homologación nacional del tipo penal del feminicidio, así como de un protocolo de investigación en todo el país. Según los propios peritos, dijo, sólo la mitad reconoce tener capacitación con perspectiva de género.

“La capacitación a peritos y agentes de investigación adolece de una adecuada especialización, desde la perspectiva de la vulnerabilidad de la víctima, como niñas y mujeres”, señaló.

En el evento virtual organizado por el Instituto Nacional de Desarrollo Social y la Fiscalía general de Justicia de la Ciudad de México, la funcionaria destacó que la lucha por los derechos de las mujeres “se ha reavivado gracias a los movimientos feministas que han puesto en el centro de la discusión pública la necesidad de tomar acciones contundentes desde el Estado para acabar con las violencias machistas y la impunidad”.

La fiscal de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, señaló que el objetivo en materia de capacitación es responder a la demanda ciudadana de respeto a los derechos humanos y poner fin al trato discriminatorio que se da a las víctimas de la violencia de género.

Resaltó la importancia, entre las y los servidores públicos, de ser cuidadosos en sus comentarios y evitar estereotipos.

Sara Irene Herrerías, responsable del área de derechos humanos de la Fiscalía General de la República, confió en que estos esfuerzos se multipliquen en el país para insistir en la necesidad de modificar esta “cultura discriminatoria” y se perfeccionen las formas de atender e investigar la violencia de género.

Fuente: la jornada