Los migrantes que hagan uso de las instalaciones del Instituto Nacional de Migración (INM), como las áreas de internación en el país, así como autoridades civiles, militares y particulares, deberán cumplir con los protocolos de salud.

Lo anterior en el marco de las medidas sanitarias implementas por el Gobierno federal ante la pandemia por el Covid-19.

El INM señaló que realizan acciones de control, verificación y revisión de entrada, salida, tránsito y estancia de personas extranjeras en territorio nacional, a fin de promover una migración segura, ordenada y regular.

En un comunicado resaltó que el Código Penal Federal, en su Artículo 199-Bis, establece que será sancionado de tres días a tres años de prisión y hasta 40 días de multa, quien a sabiendas que está enfermo de un mal grave en período infectante, ponga en peligro de contagio la salud de otro.

En tanto, el artículo 444 del Código Penal del Estado de Chiapas determina hasta cinco años de prisión; mientras, el artículo 120 del Código Penal del Estado de Tabasco fija de dos y hasta 10 años de prisión a que cause a otro un daño de salud.

El Organismo refrendó su compromiso por una migración segura, ordenada y regular, con estricto apego a los derechos humanos, con un trato de dignidad y humanismo, así como el cuidado a los protocolos la salud.

Fuente: 24 horas