Entre descalificaciones, se lleva a cabo el debate para declarar la trascendencia nacional de la consulta popular propuesta por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrado y la emisión de su convocatoria.

Mientras los senadores de Morena exponen pancartas con las leyendas: ¡Juicio a Calderón! ¡Juicio a Peña Nieto! ¡Juicio a Salinas!; la senadora del PAN, Xóchitl Gálvez, en respuesta con otra pancarta les pide: ¡Denúncienlos!

Al presentar el proyecto de dictamen ante el Pleno, la presidenta de la comisión de Gobernación, Mónica Fernández, consideró que la pregunta sí es de trascendencia nacional y negó que exista un procedimiento legislativo apresurado, como ha denunciado la oposición.

Al presentar un voto particular, la senadora del PRI, Claudia Ruiz Massieu, acusó que ante las irregularidades con las que se ha aprobado el dictamen, el Senado -con la mayoría de Morena- se ha convertido “en una oficialía de partes del Ejecutivo”.

Destacó que el dictamen pasa por alto todo lo que dijo la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y que le llevó a cambiar por completo la pregunta del presidente que tenía “un concierto de inconstitucionalidades”.

Ante ello, consideró que “por mera congruencia y por integralidad lo conveniente era resolver la consulta del presidente hasta que el INE resolviera las dos consultas más cuyas firmas está revisando”.

Cuestionó qué pasará de acreditarse las firmas ciudadanas, “de acreditarse que las firmas requeridas en esas propuestas ciudadanas son procedentes ¿qué va a pasar si aprobamos antes la propuesta presidencial? ¿Así corresponden ustedes al esfuerzo de sus simpatizantes que recabaron las firmas, como si fueran solo una herramienta al servicio de la voluntad presidencial?”, cuestionó a Morena.

En tanto, el coordinador de los senadores del PRD, Miguel Ángel Mancera, dijo que la SCJN hizo un planteamiento ambiguo; declaración con la que coincidió la coordinadora del PT, Geovanna Bañuelos; aunque la senadora reconoció la trascendencia del tema.

“En el Partido del Trabajo hubiéramos preferido la pregunta original, porque la pregunta sobre la consulta popular para enjuiciar a los ex presidentes, como actualmente está redactada, abre la puerta a la especulación y a la ambigüedad, más en un momento en que se busca otorgar verdad y justicia al pueblo de México”, refirió.

En respuesta a la oposición, el senador de Morena, Salomón Jara, dijo que si bien la pregunta fue cambiada por completo; “la nueva pregunta coincide plenamente con el objetivo que motivó al poder Ejecutivo y brinda una cobertura mucho más amplia para que el Estado mexicano haga uso, con las herramientas con las que cuenta, para proveer justicia”.

Mientras que el coordinador de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, advirtió que “la justicia no se consulta, la justicia se aplica” y, consideró que el presidente “montó un circo mediático para intimidar a los ministros de la SCJN”, a grado tal que pidió que tomaran en cuenta “el sentimiento del pueblo”.

Fuente: 24 horas