Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores, envió una carta al diario británico Financial Times en la que rechazó sus señalamientos, ya que recientemente calificó al Presidente Andrés Manuel López Obrador como un dictador.

En la misiva, Ebrard denunció que, desde que López Obrador asumió la Presidencia con una “abrumadora mayoría”, ha sido duramente criticado por el diario. En una editorial reciente, recordó, el periódico lo etiquetó como “el nuevo dictador de América Latina”.

Sin embargo, dijo Ebrard, el Presidente convocó a un referéndum nacional con apego a la Constitución, cuyo fin es preguntar a los mexicanos si los cinco expresidentes anteriores deben ser investigados, y, de ser el caso, procesados, con base en las leyes del país. Además, señaló, la Suprema Corte ajustó la pregunta y retiró toda referencia a los exmandatarios.

“En el pasado reciente de México hemos padecido de una serie de gobiernos extremadamente corruptos. Algunas de las acusaciones contra gobiernos previos son el financiamiento de campañas con sobornos transnacionales y la protección a las organizaciones de tráfico de drogas. Al respecto, la voz de la gente debe ser escuchada”, afirmó el funcionario.

Detalló que antes no había justicia, y si la había, estaba relacionada con pactos de las élites.

Por ello, el objetivo del proyecto de López Obrador es iniciar una “nueva era”, en la que se implemente la voluntad del pueblo, con respeto al estado de derecho.

El Secretario de Relaciones Exteriores añadió en su carta que la iniciativa presidencial, aprobada por la Suprema Corte y firmada por tres millones de personas, no reemplazará una investigación rigurosa ni un juicio justo, pues sigue los mecanismos institucionales.

“Esta no es la decisión de un solo hombre. Frente a las decisiones más importantes, López Obrador confía en la voluntad del pueblo”, reiteró.

Finalmente, Ebrard dijo que con esta acción, el Gobierno federal empodera a la población, ya que son los ciudadanos quienes tendrán la última palabra, por lo que se profundiza la democracia.

Fuente: sinembargo