El senador Jorge Carlos Ramírez Marín, del Grupo Parlamentario del PRI (GPPRI), expresó su preocupación por la falta de plantas de energías limpias y cuestionó al gobierno federal qué hace para proteger a la población de las emisiones y del riesgo que representa seguir consumiendo combustibles fósiles, que está acreditado, tiene un alto impacto negativo en la salud.

Durante la comparecencia de la secretaria de Energía, Rocío Nahle García, en el marco de la glosa del Segundo Informe de Gobierno, el legislador yucateco señaló que el propósito fundamental del sector energético es proveer fuerza de trabajo al país, especialmente a través de la parte petrolera, para alcanzar mejores condiciones y ofrecer precios competitivos y energía eléctrica de calidad.

Desafortunadamente, dijo, en algunos de estos temas la impresión es que no estamos yendo al día, lo que significaría que no nos alcance lo suficiente y que al mismo tiempo no tengamos mayor calidad y mejor precio.

En el tema del sector energético nacional Ramírez Marín reveló que la planta nuclear de Laguna Verde no está recibiendo el mantenimiento adecuado o no está siendo atendida con elementos con los que antes contaba.

En este sentido, preguntó a la funcionaria compareciente la versión oficial sobre este caso y también con respecto a la energía nuclear. Preguntó si el gobierno mexicano va a trabajar sobre el caso de la energía nuclear o si se conformará con solo una planta, “¿cuál es la situación hacia el futuro de la energía nuclear en México?”, cuestionó.

Por su parte la senadora Beatriz Paredes Rangel insistió en el tema de las energías limpias, en cuyo tema pidió valorar las cadenas productivas que requieren y pueden producir energía alternativa para su propio funcionamiento.

En una transición vigorosa, hacia las energías limpias se debe contemplar la energía solar, la eólica, la térmica, aprovechando las condiciones de la naturaleza de nuestro impresionante territorio, precisó.

Y puso como ejempolo la hotelería que puede tener dentro de su propia estructura la posibilidad de recrear, reciclar y producir con energía alternativa.

O también el mundo de los ingenios, en el que se tienen que encontrar opciones alternativas para complementar el uso de las gasolinas con la posibilidad de aprovechar el etanol, lo que además daría alternativas muy importantes para el campo cañero mexicano.

Recordo a la secretaria de Energía que los legisladores priistas se opusiseron a la desparición de los fideicomisos del sector energético que coadyuvaban con la investigación y el desarrollo científico y tecnológico.

Por ello preguntó Paredes qué previsiones tiene el sector energético para seguir impulsando la investigación y el desarrollo de recursos humanos y la ciencia en materia de energía en nuestro país, considerando que alrededor de 12 mil millones de pesos del ejercicio presupuestal del año pasado y de éste, no se aplicaron.