Ante el repunte en la epidemia de Covid-19 en Chihuahua -única entidad que regresó a semáforo rojo– el gobierno federal envió ya un hospital móvil con 20 camas que llegó esta mañana y se prepara el traslado de otras dos unidades; asimismo se envió a 50 médicos en principio, dio a conocer el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Durante la conferencia de prensa en Palacio Nacional el secretario de Salud, Jorge Alcocer aseveró que a cinco meses de la fase tres en la epidemia se buscan las formas de eficientar las acciones para reducir el número de fallecimientos por Covid-19. México tiene condiciones diversas a las europeas, por lo que en la actualidad hay cuatro entidades donde se modificó el comportamiento de la epidemia a fin de ajustar las acciones, entre ellas Chihuahua, pero alertó que lo fundamental es mantener la cooperación social.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador, señaló que a pesar de que también en este caso son públicas y notorias las diferencias con el gobierno de Chihuahua se dio instrucciones de realizar acciones de apoyo para el pueblo de la entidad. “Tenemos diferencias con el gobierno de Chihuahua, pero no vamos a dejar de apoyar al pueblo del estado, como a todos los mexicanos. Se les enviaron especialistas, equipo médico, ventiladores”.

Por otro lado, al referirse en torno a la polémica del deceso del senador de Morena Joel Molina, el subsecretario dijo que no pudo haberse contagiado en la sesión de la semana pasada toda vez que el periodo de incubación del virus es de cinco a seis días y su deceso ocurrió en un tiempo menor.

A pregunta expresa sobre el diseño del plan de vacunación cuando se cuente a nivel mundial con este instrumento, el subsecretario dijo que se ha integrado tres diversos grupos de científicos para evaluar la situación, tanto para revisar la eficacia de las vacunas que eventualmente se produzcan como diseñar propiamente el plan de vacunación. Dijo que se cuenta con la colaboración de la Organización Mundial de la Salud (OMS), presidido por un mexicano, Alejandro Cravioto, para diseñar un plan. 

Explicó que ya se cuenta con un esquema preliminar pero se va adecuar en función de las directrices que a nivel mundial determine la OMS pero en su adaptación a las condiciones específicas en México.

López- Gatell refirió que los niveles de mortalidad por la pandemia llegaron a su punto máximo en la semana 28 cuando se llegaron a 5 mil 292 defunciones, es decir, un promedio de 850 por día. En la actualidad se ha reducido 56 puntos porcentuales, pues el reporte de la semana 42 da cuenta de 2 mil 312 fallecimientos.

Por otro lado, destacó que el análisis conjunto con las autoridades sanitarias estatales se evaluó el desempeño de las 970 unidades hospitalarias con un total de 35 mil 196 camas de atención intermedia y 15 mil de medicina crítica a fin de identificar aquellos centros donde se obtenía una mayor proporción de pacientes recuperados. Dichas unidades se convertirían en centros de atención avanzada. Los gobiernos locales fueron los que determinaron cuáles unidades y en qué ciudades en función del comportamiento epidemiológico estatal.

De igual forma reconoció cambio de tendencia en la ocupación hospitalaria pues entre la semana 29, cuando se alcanzó el punto máximo, paulatinamente fue reduciéndose, de 18 mil 223 camas utilizadas a 9 mil 927, pero en la semana 42 comenzó a incrementarse la ocupación. 

Fuente: La Jornada