Ante la petición que hizo su hermano Pío López Obrador al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de detener la investigación contra él porque el delito ya prescribió, el Presidente Andrés Manuel López Obrador marcó su raya, pues -dijo- es un asunto que sólo tiene que ver con la autoridad competente, durante La Mañanera de hoy.

“Pues que se aplique la ley, como a cualquier ciudadano, aunque se trate de mi hermano, y que sean los ministerios públicos, los jueces los que decidan. No hay influyentismo en este gobierno, no hay nepotismo, amiguismo, ninguna de esas lacras de la política.

“No me meto en eso (opinar si el delito ya prescribió), eso que lo decida la autoridad competente. Yo no le voy a hablar a un juez, un ministro, al fiscal. Ya lo he dicho, llevo como año y medio sin ver al fiscal (Alejandro Gertz), creo que lo vi en una teleconferencia por el caso Ayotzinapa”.

Además, reiteró que todo funcionario y familiar no puede hacer nada en su nombre.

“No voy a defender a ningún corrupto, no soy tapadera, aunque sea mi familia. Aunque dice la canción: “Es más fuerte la costumbre que el amor. A la mejor utilizan mi nombre. No, no, no, yo si tengo que decirle algo a un servidor público es directo, y si es el presidente de la Suprema Corte, directo. Al fiscal, directo. Nunca he visto, desde que soy presidente, al presidente del Consejo del Instituto Nacional Electoral (Lorenzo Córdova), al del Tribunal Electoral (Felipe Fuentes) tampoco”.

En meses pasados, se inició una investigación contra el hermano del Presidente, luego de que se dieron a conocer unos videos en los que David León, ex coordinador nacional de Protección Civil, le entregó un millón de pesos en efectivo en 2015 para el fortalecimiento de lo que sería Morena, en Chiapas.