La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, envió al Congreso de la Ciudad de México la iniciativa de decreto del Programa Parcial de Desarrollo Urbano Vallejo 2020-2050 (PPDU Vallejo), en Azcapotzalco, que tiene como objetivo aprovechar el potencial de su zona industrial como un polo de inversión y generación de empleo vinculado a la innovación, tecnología y economía creativa, de manera sostenible.

El documento plantea una serie de proyectos y acciones estratégicas para crear el clúster más importante de la Zona Metropolitana del Valle de México y mejorar las condiciones de vida de la población residente y flotante, como el uso del predio en la calle Poniente 152 para equiparlo con biblioteca digital, el museo de la industria, un centro de capacitación y vinculación, auditorio, centro de convenciones y guardería.

Otras son la construcción del nuevo parque industrial Puerto Interno y Centro de Actividades Logísticas Pantaco, en el que convivan los usos industrial, comercio y servicios con extensas áreas verdes; la renovación de la estación Fortuna del Tren Suburbano y de su entorno, para generar un centro nodal de transporte con espacios comerciales más atractivos –inclusive servicios de hospedaje– y aprovechar su eventual conexión con el nuevo Aeropuerto Felipe Ángeles; la regeneración del parque lineal Borde Norte y el entorno de las estaciones del Metro Vallejo y Norte 45, así como el espacio público y calles de Barrio Coltongo.

Proyecta extender la Línea 3 del Metrobús hacia Gustavo Baz en el estado de México donde intersecte con el Mexibús; la construcción de otro inmueble de servicios en Poniente 146 con primer contacto para enlace médico, atención psicológica y violencia familiar, guardería, trámites administrativos y espacios para talleres y cursos; la regeneración del mercado Pantaco, su jardín vecinal y el Centro Deportivo Ferrocarrilero.

El diagnóstico de la zona, refiere que el programa actual solo considera cinco usos de suelo: industrial, equipamiento, habitacional, habitacional con comercio en planta baja y espacios abiertos, lo que no responde a los requerimientos actuales de la actividad industrial, ni al modelo de ciudad que se busca, con mayor diversidad de usos y que acerque la vivienda a las fuentes de empleo, pero se han detectados otros usos como habitacional mixto, oficinas, servicios y comercio, que se incorporarán a la zona.

Plantea más estrategias en materia de integración metropolitana, vialidad, transporte público y de carga, equipamiento y servicios, espacio público, áreas verdes, seguridad hídrica, calidad del aire, gestión de residuos, gestión de riesgos, estructura urbana, infraestructura, vivienda, seguridad y preservación del patrimonio cultural y urbano, entre otros.

El polígono se compone de nueve colonias, 130 manzanas y mil 256 predios, con una superficie total de 685.19 hectáreas.

Fuente: la jornada