A pesar de que hubo una petición del equipo de Joe Biden para establecer comunicación telefónica con él, el Presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que el demócrata ha entendido que no habrá un pronunciamiento ni acercamiento de ningún tipo aunque no declare por la autoridad competente como presidente electo.

“Nosotros no podemos hacer reconocimiento de ningún tipo a ningún gobierno que no está legalmente constituido.

“Yo creo que ya lo han entendido, quienes no lo han entendido son nuestros adversarios aquí, y algunos diplomáticos improvisados, sin principios, que no entienden lo que debe ser la política exterior”.

Ante ello, el Presidente instruyó al Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, refrescar la memoria a los integrantes del cuerpo diplomático.

“Pedí que redactara un memorándum para todas las embajadas, y que anexara el texto base de la doctrina Estrada, o sea, como dicen los abogados cuando se enojan: que les leyera la Constitución, que se entiende el 89 y la doctrina Estrada”.

Además, destacó que los que también están neceando con el tema son los opositores, pues en el periodo neoliberal se olvidaron de esos principios de política exterior.

“Es hasta de sentido común. Primero con más de 140 millones de votantes, un aparte opta por un partido otra por otro, cómo nosotros nos vamos a convertir en juez, ¿quién nos autoriza eso? Irnos a meter a un proceso interno, tenemos que respetar a los ciudadanos de otros países pero además se trata de una elección de un país donde hay 38 millones de mexicanos, cómo de manera irresponsable nosotros vamos a pronunciarnos por uno o por otros. No nos corresponde, eso es intervencionismo”.

Además, resaltó que no hay razón para que haya represalias, pues México no es colonia y se actúa bajo los principios constitucionales: “El Gobierno de México no es pelele de ningún gobierno extranjero”.

Ayer, se dio a conocer una petición vía correo electrónico del equipo de Joe Biden, virtual presidente electo de Estados Unidos, a la embajada de México para tener una comunicación telefónica con el Ejecutivo mexicano; la respuesta fue negativa argumentando la no intervención marcada en la Constitución.

Fuente: 24 horas